RIVADAVIA: TARDE DE RECONOCIMIENTOS Y EMOCIONES

Previo a la primera final del Clausura entre Rivadavia y Atlético Uruguay, la dirigencia del Tricolor realizó un reconocimiento al plantel del club Campeón en el 2009 y a Mary y Beto (Larrosa) incansables colaboradores de la institución.

El locutor Alan Bauza comenzaba la tarde con estas palabras: «en esta jornada, previo a una nueva final del fútbol Uruguayense, el Club Atlético Rivadavia quiere conmemorar y reconocer el Torneo Clausura obtenido hace diez años por la institución.»
La final fue contra Gimnasia en el Núñez y se definió con tiros desde el punto penal. El plantel estuvo integrado por: Javier Ortigoza; Lucas Lemos; Alberto Hassan; Leonardo Folgueira; Brian Pizzoti; Nicolás Griego; Nahuel Valenzuela; Andrés Zufiaurre; Diego Martinez; Alberto Bariffo; Santiago Metler; Francisco Retamal; Juan Brisolessi; Jorge Valdez; Sergio Umpiérrez; Nicolás Ricotti; David Nuñez; Agustín Oyarbide; Patricio González; Martin López; Mario Larrosa; Luciano Francou. Director Técnico: Sebastián Brisolessi; Ayudante: Víctor Brisolessi; Preparador Físico: Marcelo Reynoso; Utilero: Ramón Germanier.
MARY Y BETO

Luego fue el turno de reconocer a Mary y Beto. La voz oficial del Trico contaba a los presentes: «Las instituciones deportivas la forman grandes personas, personas que no salen en las tapas de los diarios ni están en las fotos de las revistas, sin duda la grandeza de estas personas se va gestando de a poquito en cada sacrificio, entrega, tarea que realizan desinteresadamente por la institución, por una categoría, por los gurises, por la cancha, muchas veces entregando las pocas horas de descanso bien ganadas a sus trabajos para que el club luzca mejor, para que se puedan comprar algunas pelotas, camisetas nuevas, para que se pueda hacer ese viaje por el que los gurises esperaron todo el año. Sin duda Beto y Mary Larrosa tienen la grandeza y la humildad de esas personas que hacen grande una institución deportiva, desde aquella categoría 79 supieron estar siempre presentes, colaborando, trabajando, siempre sumando a que todo y todos estemos un poco mejor, siempre desinteresadamente. Han pasado para ellos ya miles de partidos y aun hoy no hay domingo que no los veamos detrás de ese alambrado, con sus sillones y sus mates, alentando y siempre acompañando a su querido Club Rivadavia. Quizás ya es hora de que vayan cosechando una caricia y un gracias por tanto trabajo y entrega.»

(Datos y fotos Sergio Pilepich, Prensa de la Liga)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *