PABLO TEGLI, EL JUGADOR ELEGIDO POR LOS URUGUAYENSES

Pablo Tegli tiene eso que no se compra, se tiene o no. Es el elegido de la gente y queda demostrado cada vez que juega. Con él dialogó DD para conocer sus sensaciones.

Hace un año, cuando Oeste Padel organizaba uno de esos torneos de profesionales que nos permite a ver a muy buenos jugadores del ranking argentino, escribíamos algo sobre una de esas noche mágicas que ocurren sólo cuando Pablo Tegli está dentro de una cancha. El facebook, con una de esas buenas cosas que tiene, no los trajo al presente y acá va algo de eso.

«Como explicar que cerca de un millar de personas estén alentando, como si fuese una cancha de fútbol o un partido de Copa Davis con la mejor Argentina en el court, a un jugador de padel que es importante en el medio o la provincia si quieren, pero que está lejos de serlo en el nivel nacional.
Cómo explicar que una cancha donde el respeto es total hasta cuando juega el número uno del ranking nacional, se transforme en una caldera cuando ese flacucho entra a jugar para alentar durante más de dos horas a alguien que ha decidido que su vida de deportista no pase por el profesionalismo y si por disfrutar de cada juego aún a costa de no darle mayores aportes a su enorme talento natural.
Resulta difícil de explicar aunque no debemos hacerlo; los ídolos no se explican, simplemente se disfrutan; de su juego y de todo lo que pasa a su alrededor cuando entra a una cancha».

Este año no le fue bien en el torneo de Oeste y parte de eso se explica en la nota de referencia. La vida de Pablo pasa por otro lado y de todo eso conversamos durante esta cuarentena.

¿Cómo fue que comenzaste a jugar?
«Comencé a jugar aproximadamente a los 10 años, gracias a mi viejo que me llevaba a las canchas de padel.
¿Quiénes fueron tus ejemplos a seguir en el padel?
«Mi ejemplo a seguir, a nivel mundial, Fernando Belasteguin. Siempre miraba sus videos y me gustaba mucho su estilo de juego. Siempre trataba de imitar sus golpes y movimientos».

Jugaste y ganaste un torneo de profesionales, ¿cómo fue eso?
«En el año 2014 tuve la suerte de jugar con un top del ranking como «Gula» Saavedra, fuimos campeones del torneo AJPP 150 puntos. Fue algo maravilloso ganar un torneo de ese nivel y siendo prácticamente local delante de toda mi gente…»
¿No te interesó o qué pasó que nunca te sumaste a jugar profesionalmente?
«Siempre me gusto competir a nivel profesional, el mayor problema de salir a competir es conseguir sponsor o apoyo económico. La mayoría de los torneo comienzan los miércoles o jueves y se hace difícil bancar los viajes y dejar el trabajo de lado».

¿Qué te pasa por la cabeza cuando «se cae» una cancha por alentarte?
«Es algo inexplicable, son muchas sensaciones juntas y yo se que algún día se va a terminar, así que trato de disfrutarlo cada vez más. Ver tanta gente alentándome me llena de confianza dentro de la cancha…»
Tu futuro está en la enseñanza, ¿cómo te ves en eso?
«La enseñanza es algo que me apasiona, principalmente en los menores. Este es el quinto año con la escuelita, cada año que pasa me gusta más y se me hace más fácil».
¿Qué chicos ves con futuro para nuestro padel?
«A nivel local, son varios los chicos con futuro en el padel. Principalmente los mas pequeños (sub12). Ellos están todo el día dentro de la cancha de padel, imitan todo lo que ven, inventan cosas nuevas y tienen mucha facilidad para aprender.
«También hay chicos mayores que han dado pasos gigantes avanzando hasta dos categorías en un solo año. Yo creo que también tienen futuro de llegar a ser profesionales de padel si se lo proponen».

LA BANDERA DE POL. Cuando el AJPP visitó al ex complejo Manolo de los hermanos Nadal, una batucada se hizo presente en lo previo para apoyar a Pablo. Esta vez apareció una bandera colgada en el costado de la cancha principal. No trajo suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *