NOTI RETRO: EL DÍA QUE LA LEGIÓN DESPIDIÓ AL «TORITO»

El 13 de junio de 2009, a dos meses de su retiro oficial, Leandro Palladino, el «Torito», el hijo pródigo del Rojo tuvo su despedida en el «Julio César Paccagnella» con los integrantes de la Legión Dorada y amigos presentes.

En una noche plena de emociones, con la presencia de la figuras más importantes del básquetbol argentino, y con muchas sorpresas, en el gimnasio del club Tomás de Rocamora se le realizó la despedida del básquetbol al mejor jugador que dio la ciudad, el “Torito” Leandro Palladino. Una muy buena organización acompañó a esta fiesta del básquetbol argentino difícil de igualar, de la que todos querían participar.

En conferencia
En conferencia de prensa, Palladino explicó que la despedida fue algo que se organizó con tres meses de anticipación pese a su voluntad. «No fue mi intención inicial, pero vi que era justo cerrar un ciclo».
El «Torito» aludió a su padre -fallecido en junio 2007- cuando aseguró que haber jugado para Central Entrerriano fue una deuda cumplida por cuanto éste era simpatizante de ese club y que la materia pendiente fue no haber podido jugar los Juegos Olímpicos de 2004.
Palladino (33 años, 1.94m metros) jugó su último partido oficial con Tomás de Rocamora en La Rioja frente a CSD Facundo el 19 de abril.
En ese momento anunció que abandonaba la práctica deportiva. Por edad posiblemente haya podido jugar algún tiempo más pero su físico no fue todo lo condescendiente que necesitaba y fue honesto consigo mismo.
«No soporto más el sacrificio de jugar con lesiones», dijo. Siempre le fueron reconocidos sus dotes de persona y terminó rodeado de amigos, un lujo que cada vez parece más difícil y que quizás fue su mejor premio. En la despedida no faltó su familia y lo disfrutó a pleno.
En su larga trayectoria jugó 570 partidos, logrando dos títulos de Liga Nacional con Atenas, de Córdoba y Boca Juniors.
Además, el entrerriano integró diferentes selecciones nacionales a nivel formativo y conformó el plantel mayor entre los años 1999 y 2003.
En el inicio
“Esto es muy difícil” comenzó diciendo el “Torito” cuando Fabián Pérez, el locutor y periodista de TyC Sports, le alcanzó el micrófono para que diga algunas palabras.
No era para menos; estaba viviendo una noche soñada con la presencia de sus amigos que, por otro lado, son los mejores que ha dado el básquetbol argentino y que conforman la “generación dorada”.

Así estuvieron en el Paccagnella, Luis Scola, Andrés Nocioni, Juan Ignacio Sánchez, Carlos Delfino, Leonardo Gutiérrez, Gabriel Fernández, Andrés Pelussi, Diego Osella y Bruno Lábaque.
Pero tampoco faltaron las estrellas de la década pasada como Marcelo Milanesio, Héctor Campana o Luis Villar y, además, sus amigos con los que empezó a jugar como Aldo González, Luján Caire, Martín Franzolini o Marcelo Respaud.
También se dieron cita los técnicos que lo guiaron en su carrera y Julio Lamas estuvo con el Tucumano González y Rubén Magnano con Martín Amden en cada banco.
Es decir, estaban todos y si no vino Fabricio Oberto es porque se repone de una operación y “Manu” Ginóbili porque se le hace complicado estar en un acontecimiento como estos por el acoso que recibe por parte de los aficionados.

…Y llegó el tiempo del juego
La fiesta comenzó con Rosco, la mascota de la Liga Nacional, haciendo de las delicias de los aficionados que desde muy temprano completaron las instalaciones del club.
Hubo tiempo para la entrega de plaquetas que estuvieron a cargo de la gobernación de la provincia, la Federación Entrerriana de Básquetbol, la Municipalidad local, la Asociación de Jugadores, el Círculo de Periodistas Deportivos local, su club y hasta el Auto Club se sumó a este merecido reconocimiento.
Después, tomó la posta Fabián Pérez para hacer la presentación. Parecía increíble ver a tamañas figuras entrando al gimnasio rojo. Y fue el “Chapu” quien le peleó palmo a palmo la popularidad entre los aficionados al propio “Torito”.
A la hora de jugar hubo buenas demostraciones de calidad y jerarquía. Carlos Delfino fue el más espectacular; Luis Scola, el más sobrio aunque muy rendidor, y Marcelo Milanesio mostró su enorme jerarquía.
Los lujos estuvieron de parte del “Chuni” Merlo, Bruno Lábaque o Pepe Sánchez. El resultado es sólo una anécdota. Terminaron ganando los rojos de Scola y Delfino por 92 a 78 con el “Torito” jugando un tiempo para cada equipo.

Noche de emociones
Tras el primer tiempo, se vino lo más complicado para el “Torito” porque llegaron los recuerdos, videos jugando o en Rocamora, la selección, y la presencia de su padre, el desaparecido Enrique “Culebra” Palladino.
Entonces Leandro llegó a las lágrimas y la noche tuvo el punto culminante cuando se abrazó con su familia, que se encontraba en el estadio.
Llegaron las palabras y el abrazo sincero de todos aquellos que dijeron presente en el Julio César Paccagnella para despedir a Leandro Fabián Palladino, el más grande jugador que dio el básquetbol uruguayense.
Por eso la escuelita de básquetbol de Rocamora lleva su nombre, se descubrió una foto enorme vistiendo la casa de la selección argentina y se retiró la casaca Nº 14, que nunca más será utilizada en el club.

El propio jugador hizo su reconocimiento a quienes lo ayudaron a lo largo de su carrera, así recibieron una plaqueta con la camiseta Nº 14, José Eduardo Lauritto, Martín Amden, Javier Gratarolla, el “Tucumano” González y la “Chiqui” Giqueaux.
El cierre lo tuvo “Pichi” Campana, quien no hizo más que destacar la humildad del “Torito” y que está recogiendo todo lo que él ha sembrado a lo largo de su carrera.
Así se terminó una noche mágica para el uruguayo, que seguramente guardará entre sus más preciados recuerdos.

PRESENCIAS DESTACADAS
El combinado «Rojo», que fue dirigido Julio Lamas, Gustavo Mirasbet y Mario González, estuvo conformado por Luis Scola, Carlos Delfino, Marcelo y Mario Milanesio, Diego Osella, Héctor Campana, Raymundo Legaria, Luis Villar, Leopoldo Ruiz Moreno, Martín Budding, Cristian Romero, Luján Caire y Aldo González.
Mientras que el «Blanco», conducido por Rubén Magnano, Medardo Ligorria y Martín Anden, lo integraron Andrés Nocioni, Juan «Pepe» Sánchez, Leonardo Gutiérrez, Raúl Merlo, Andrés Pelussi, Bruno Lábaque, Gabriel Fernández, Juan Pablo Figueroa, Fernando Malara, Martín Franzolini, Carlos Pérez y Marcelo Respaud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *