NOCHE DE EMOCIONES Y RECONOCIMIENTOS

Desde la Asociación Regional de Básquetbol «Pancho Ramírez» se realizó una muy buena y emocionante ceremonia de apertura.

Su equipo no pudo ganar el Provincial de Selecciones Mayores; Adrián Forstieri fue un conductor impecable para ese gran campeón que es Santa Elena que logra el título por tercer año consecutivo. No se ganó en lo deportivo pero sí se ganó en todo lo demás porque desde la Asociación realizaron un torneo impecable. Los partidos ayudaron para que todo sea perfecto.
Pero lo mejor estuvo en la noche del sábado en donde la ceremonia de inauguración fue sólo un pretexto para que la Asociación reconozca a quienes muchos han hecho por el deporte y a sus jóvenes figuras que este año se han destacado mucho.

Todo comenzó con el ingreso de las cuatro delegaciones al rectángulo del «Juan José Garro» que, como todas las noches, mostró muy buen marco para darle lugar a las palabras de Guillermo Freyre quien estuvo a cargo de la conducción y de inmediato Carlos Scola, actual presidente de la Asociación, hizo un breve racconto de su historial en la Asociación y dio paso al primer reconocimiento. Fue al Intendente Municipal José Eduardo Lauritto a quien se le entregó un gran cuadro con la camiseta de la ARBPR con el emblemático número 10 para el deporte argentino y el nombre de «Pato» en su espalda. El Intendente Municipal que está dejando su cargo en manos de Martín Oliva fue breve después en su discurso.
Tras eso Mario «Chirola» Quinteros entregó reconocimientos a distintas campeonas de nuestro básquetbol en el orden local, provincial y nacional. También se hizo un presente a Juan Ignacio Respaud, campeón sudamericano con el seleccionado argentino U14.

Lo mejor quedaría para el final; se presentó un video donde la familia le rindió un sentido reconocimiento al Caña y su labor en el básquetbol. Después le tocó a Carlos Pascal hablar, se quebró por algún momento aunque dejó en claro que «en esta sociedad machista su lucha por el básquetbol femenino daba sus frutos».
Y como dice Rodolfo De Paoli «aguante corazón, aguante» su esposa Ester, compañera de toda la vida y su hija Virginia le entregaron también un cuadro con la casaca de la Asociación y el número 9 que usó en su largo peregrinar por el básquetbol.
Tras esto llegaron largos abrazos, no sólo de los locales tanto dirigentes como jugadores, sino también de los visitantes que lo conocen desde hace tiempo por su trabajo en la Federación «junto al Flaco Alvarez con el que hemos puesto al básquetbol entrerriano en el sitial ue hoy tiene en el país», como el mismo Caña sostuvo.
La Asociación no ganó en lo deportivo pero se sacó un aprobado enorme en todo lo que realizó durante estos tres días de competencias aunque lo mejor no haya sido con el balón en juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *