NO PERDER TODO EN UN ESCRITORIO

En el básquetbol un hecho similar a lo que pasó el otro día en el Núñez con Bassi sería pasible de terrible multa. Se están jugando cosas importantes, no se puede ser tan infantil.

El domingo Gimnasia empataba su partido con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo y, desde la cancha, aunque había emparejado el trámite, el equipo de Beto Acosta no devolvía demasiado. Todo hasta el minuto 28 del complemento cuando el árbitro del partido, el santafesino Carlos Gariano decide la expulsión de Sergio Umpiérrez, para nosotros, que estábamos de frente y muy cerca, totalmente apresurada e injusta aunque hay otros que opinan que la medida estuvo acertada. Ahí cambió todo; principalmente el trámite del partido que se inclinó para los del Lobo pero también el clima de los hinchas tomándosela con Gustavo Bassi, el veedor de árbitros, que tranquilamente «mateaba» en las plateas del Núñez. Un hincha con la camiseta del Lobo «se le fue al humo» con intenciones de insultarlo bien de cerca o agredirlo, vaya uno a saber sus intenciones. Para colmo incentivado por algunos allegados al club al punto que debió abandonar el estadio Núñez insultado desde varios sectores de plateas y gradas.
Se comentó que cuando era trasladado desde el Núñez llegaron los goles y habría comentado. «Ahí tienen, no sé qué les pasa».
A favor de Gimnasia juega la buena relación que uno de sus dirigentes mantiene con el «Colorado» y todo eso quedaría en una anécdota pero que pudo haber terminado con graves consecuencias, como suspensión de cancha o alguna peor.
Más allá de que todo esto quede finalmente en un hecho aislado, es cierto también que esto trasciende en el mundo futbolístico y de eso tendrá que cuidarse Gimnasia, principalmente en la salida de los árbitros rumbo al túnel donde están muy expuestos. Un nuevo hecho podría terminar con severas sanciones para el Lobo. Se están jugando cosas importantes como hace mucho tiempo no se hacía. Que se pierda en la cancha está dentro de las reglas, perderlas en un escritorio sería muy triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *