MATÍAS PADILLA o EL TALENTO EN SU MÁXIMA EXPRESIÓN

El talentoso volante nos cuenta sobre su larga carrera, sus aciertos y desaciertos de su vida como futbolista sin guardarse nada.

Matías Padilla volvió en este 2020 al club donde había comenzado su historia con el fútbol, Almagro, el «Taita», con el que se preparaba para jugar la Copa Entre Ríos con toda la ilusión que siempre afronta cada competencia el populoso equipo uruguayense.
Era una nueva etapa para este futbolista que se dio el lujo de jugar cosas importantes tanto con Gimnasia como con Atlético; ascendió con Boca Unidos de Corrientes pero siempre dejando «gusto a poco» con lo que todos veíamos que podía dar con una pelota en los pies.
Matías Padilla es de esos jugadores de enorme talento que aquellos que disfrutamos del buen juego siempre queremos en la cancha aunque son muchos los que también sostienen que se trata de un jugador que ha podido dar mucho más, que tenía condiciones para ello. Sin términos medio, en una cancha era querido u odiado, incluso por los de su propio equipo.
Pero, más allá de sus condiciones que hayan sido o no aprovechadas. le destacamos su enorme coraje para jugar al fútbol que demostraba cada vez que su equipo se quedaba con uno menos. Ahí se ponía el equipo al hombro y tenía sus mejores partidos. Un dato que siempre nos quedó de verlo en cancha.
De todo eso dialogamos con el jugador al que, como a todos los talentosos, lo identifica la casaca número 10. El nos cuenta sus sensaciones sobre lo que fue carrera y lo que le esperaba este 2020 con su Almagro jugando la Copa Entre Ríos.

¿Cómo se compone tu familia?
«Mi familia se compone con mis dos hijos. Lisan de 7 años y Brunito de 10 meses además de mi novia Janet. Lisan ya comenzó a jugar al fútbol, ahora está en María Auxiliadora»
¿Donde comenzaste a jugar al fútbol?
«Jugué al fútbol desde siempre pero en un club, mi carrera arrancó con 7 añitos en el club Almagro».

¿Cual fue tu primer club en primera y quien era el entrenador?
«Mi primer club fue Gimnasia con el que debuté a los 16 años en la primera local y a los 18 años ya jugué en la Primera B Nacional llegando a jugar por el ascenso a primera división formando parte de aquel plantel que definió los ascensos con Arsenal, primero, y Unión de Santa Fe, después. En Liga debuté con Jorge Vendakis y en el Nacional B con Carlos Roldán. Después, cuando se fue Roldán, asumió Vendakis con el que jugué muchos partidos.

Jugaste en muchos clubes, ¿me haces un recuento?
Desde que arranqué en Almagro jugué en Parque Sur, Gimnasia y Esgrima y Atlético Uruguay en varias etapas. Además jugué en Boca Unidos de Corrientes, Guaraní Antonio Franco de Misiones, Peñarol de San Juan; Cipolletti de Río Negro; Témperley de Buenos Aires y El Porvenir de Santa Anita».
¿Cuál fue el delantero con el que mejor te asociaste?
«Ahí no tengo dudas y creo que siempre lo dije, Mauro Quiroga fue el delantero con el que mejor me entendí en un campo de juego».

¿El mejor equipo del que formaste parte?
«El mejor equipo que forme parte y por lejos fue el de Boca Unidos con el que obtuvimos el ascenso al Argentino A sin perder ningún partido, invictos en un torneo durísimo. Y también me gustaba mucho el equipo que armó Sergio Busiglio con Quiroga y Leguizamón (foto principal). Esa delantera me encantaba».
Recuerdo muy buenos partidos tuyos pero que mejoraban cuando el equipo se quedaba con diez
«Sii. Me gustaba cuando la cosa se ponía difícil; ahi es cuando se ven los buenos jugadores me parece a mi.
Algunos dicen que tenías talento para mucho más de lo que diste, ¿qué pensas?
«Yo también lo creo pero mis malas decisiones hicieron que hoy en día no pueda darles un buen futuro a mis hijos y mi familia».
Si podrías cambiar algo de tu vida futbolistas, ¿qué seria?
» Si pudiese cambiar algo volviendo el tiempo atrás sería mi carácter y forma de pensar. Si hubiese sido más inteligente creo que hoy seguiría jugando».
¿Cómo veías a Almagro para la Copa Entre Ríos?
«Con Almagro metimos una muy fuerte pretemporada y estaba muy confiado en ese equipo. Lastima esta pandemia que arruinó a todos».
Algo para agregar o agradecer
«Me gustaría agradecer a mi mamá (Margarita) que fue la que me acompañó a todos lados que fui a jugar. Después que perdí a mi papa con 13 años ella siempre estuvo a mi lado. Por eso hoy aprovecho esta nota para agradecerle. gracias má te AMOO».

OPINA UN AMIGO
«MATÍAS ES UN DISTINTO»

Para completar la nota nada menos que pedirle la opinión de lo que es Matías como futbolista a Mauro Quiroga con el delantero que mejor se sintió, según Matías. Desde México el uruguayense nos da su opinión:

«Matías es de ese tipo de jugadores que hoy ya casi no salen ni existen, el mítico 10, el mítico enganche . El que es capaz de inventarse y atreverse a cualquier cosa dejando a todo el mundo con la boca abierta. Lo he visto hacer goles en entrenamientos hasta de rabona, algo difícil de explicar. En fin un distinto, un genio con una calidad técnica envidiable. Para mí era muy fácil jugar a su lado, era simplemente saber moverse, captar su intención y generalmente siempre te dejaba en la situación de definir y resolver la jugada. Gracias al fútbol me ha tocado conocer varios países y jugar en distintos equipos con muchísimos buenos jugadores, pero realmente muy inteligentes con muy pocos y Matías fue uno de ellos . Fuera de la cancha se generó una relación y una química muy especial también eso también ayudaba a que dentro de la cancha fuera todo más fácil digamos. Personalmente disfruté mucho de poder haber jugado a su lado, hice muchos goles gracias a su asistencias y los tengo a todos guardados hasta el día de hoy y cada tanto los comparto en redes sociales son recuerdos que jamás se borrarán».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *