MATÍAS CAIRE: EL HIJO DEL LULI QUE QUIERE BRILLO PROPIO

El apellido Caire en Rocamora se lo relaciona, rápidamente, para aquellos hinchas mayores o seguidores del básquetbol con el Luli. Aquel pivot que suplía estatura con mucha garra y entrega.

Hoy, es Matías, su hijo el que trata de dejar aquello de «hijo de…» para hacer su próxima carrera y con apenas 20 años ya lo está logrando teniendo muchos minutos en cancha en el equipo de la Liga Argentina que dirige Juan Manuel Varas.
Previo al cotejo ante Racing de Chivilcoy dialogamos con Luján Caire asiduo asistente en el «Julio César Paccagnella» para ver en acción al Rojo y, en especial, a su hijo.
Luli tuvo una larga carrera en el básquetbol aunque algunas de esas temporadas no las jugó en Rocamora; algo parecido pasó con Matu pero éste buscando hacer experiencia para luego volver.
Nos cuenta Luli que «arranqué en Rocamora a los 4 años donde jugué hasta los 21 años; hice toda la parte de mini, intermedia y a los 21 comencé a jugar en otros lados para volver a los 27 para terminar mi carrera a los 33 con esta camiseta».
La carrera de Matu es similar sólo en algunos aspectos «comencé en Rocamora pero, buscando hacer experiencia jugué, como U19, la Liga Provincial para Luis Luciano de Urdinarrain y la temporada pasada en Central Entrerriano en el Torneo Federal para regresar a Rocamora».

La palabra del Luli
¿Cómo lo ves a Matías en este momento?
«A Matías lo veo muy bien, bien de la cabeza, muy maduro. Le hizo bien irse a jugar a otro lado, creo que le hizo bien el viajar, estar lejos de la comodidad, salió de su confort; buscó experiencias nuevas que fue encontrando de a poco. Lógicamente que ha chocado con muchas paredes, encontrando muchas piedras en el camino pero por suerte pudo sortearlas para volver ahora a Rocamora con la cabeza abierta, inteligente para ver el juego y sorprende un poco por su edad jugando ya en este nivel».
¿Jugar en Central le sirvió de mucho?
Primero le hizo muy bien jugar en Urdinarrain, jugó la Liguilla, donde el juego es de mucho roces, choques y después en Central encontró su equilibro porque entendía que estaba para jugar y no tenía sus minutos. Le tocó jugar en un equipo muy bueno que tuvo 20 partidos consecutivos ganando. Pedía más minutos en cancha pero sus compañeros también. Se le complicó mucho por ser juvenil pero la experiencia por el entrenamiento y pese a los pocos minutos jugados fue bueno para él».
¿Qué diferencias encontrás entre tu juego y el de Matías?
«El tiene más talento para jugar pero lo que tenemos en común es la visión de juego y la posibilidad de jugar adentro o afuera. En mi época jugaba afuera y la metía adentro para que juegue el «Gordo» Palladino, por ejemplo y defendía adentro. Podía jugar en distintas posiciones. Matías creo que tiene un poco más de juego ofensivo, más talento. Algo que se va dando por la diferencia que hay en el básquetbol que yo jugué y este»
La palabra de Matu

Este lunes dialogamos con Matías Caire acerca de su carrera y, principalmente, su actualidad en este Tomás de Rocamora al que volvió tras unas temporadas jugando afuera.
Estás teniendo muchos minutos en cancha. No es habitual para un juvenil. Lo ves así?
«La verdad que no es habitual pero somos un equipo bastante joven, somos 10 jugadores que entramos en rotación por lo que trato de aprovechar los minutos que el entrenador me da en cancha dando el máximo. Obviamente que mucho tiene que ver las prácticas de la semana y la preparación de cada partido. Agradecido de que se me está dando esta posibilidad, creo que puedo llegar a responder desde mi parte. Estoy muy contento con la confianza que me da el entrenador. En muchos momentos del partido me ha tocado tomar protagonismo, así que eso está bueno porque no se trata de minutos que no sirvan, son minutos de juego por lo que trato de aprovecharlos al máximo».
¿Viste jugar al Luli?
«Si. Por suerte aunque haya sido en sus últimos torneos».
Coincidíamos con Luli que sos más técnico que él, ¿cómo lo ves?
«Lo vi a mi papá pero ya en sus últimos años de competencia. Me siento un jugador con poco más de lectura, más técnico por lo que doy en ventaja física en mi posición lo trato de suplir con mayor energía y técnica así que mi juego se basa en eso. Mi «viejo» tiene otra contextura física, mucho más robusto y muchas mañas y oficio lo que a mi me falta por no tener experiencia. Pero muchas de las cosas que tengo del es porque siempre lo miraba, era mi referente y seguramente algo debo haber aprendido».
¿Tenés algún jugador en el que intentás mirarte»
«Trato de enfocarme en mi juego; soy muy autocrítico. Trato dejar de hacer las cosas que hago mal y las que hago bien mejorarlas. Obviamente que siempre se puede mejorar en todo, ir puliendo detalles para tener un mayor repertorio para poder jugar en esto y seuir creciendo. Tomándolo todo en forma muy profesional. De los jugadores me gusta toda la camada de la Legión Dorada, Manu (Emanuel Ginóbili), Luifa (Luis Scola), me gusta mucho lo que es nacional pero me apasiona la ACB por el juego rápido y demás. Como jugador quizás sea «Tortu» Deck el que me fijo aunque trato de enfocarme en mí más que nada».

PALABRA DEL ENTRENADOR
Para completar la nota valía la palabra de quien hoy tiene en sus manos a Matías Caire como jugador del Tomás de Rocamora, el entrenador Juan Manuel Varas. El técnico, siempre cordial con la página, nos dice que «con Matías hay que ser muy cuidadoso porque hoy goza de una actualidad y un protagonismo mayor al que inicialmente pensábamos y eso no debiera confundirlo en cómo encarar su día a día e ir conviviendo con las responsabilidades. Lo que sí está claro es que está a la altura de lo que es la competencia; quizás sus idas a Luis Luciano de Urdinarrain y Central Entrerriano lo hicieron madurar de una manera y no encontró el lugar en cancha que está encontrando acá. De a poco deberá ir conviviendo con las responsabilidades; con el disfrute cuando las cosas vayan bien y con la frustración cuando no vayan tan bien. Es muy joven y debe seguir trabajando en su perfil de jugador; claramente tiene muchas cosas en común con su padre, en cuanto al carácter, en cuanto al talento pero, como te dije, hay que ser cuidadoso más en la Liga Argentina donde se juega tan seguido, manejar las emociones sean buenas o no tan buenas de una manera más neutral y no tan extremas. Creo que Matías es el proceso por el que debe ir pasando, en el aprendizaje, toma de decisiones pero lo más bueno es que mostró estar en condiciones, lo que no es poca cosa. De ahora en más deberá seguir progresando, tiene mucho por delante, una corta edad y el inicio de su carrera».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *