LOS DEPORTISTAS NOS CUENTAN CÓMO PASAN LA CUARENTENA (PARTE VIII)

Sigue la cuarentena, ya cerca de los dos meses, y los deportistas siguen contándonos sus historias en este tiempo.

Nuestro trabajador del Hospital «Justo José de Urquiza» es hoy Federico Céspedes, un deportista amateur que hace todas las actividades que el tiempo libre que tiene le permiten. Así va a la escuela de Ileana en tenis; a la de Zulma Lambert de gym funcional; al padel con Siomara Romero y al nuevo electrofitness con Emilia y Agustín.
Pero además sumamos a Nahuel Valenzuela, el jugador de Güemes de Santiago del Estero; a dos enormes promesas como Lucía Godoy (hóckey) y Sebastián Olano(judo), al profe de judo Joaquín Vila y a otra maratonista que debe ser un ejemplo para varios, Sonia Sandoval. Laura Galotto nos cuenta sobre el maxi básquetbol, Martín Peiran sobre su pasión por el ciclismo y Vicky Davrieux arquera de las Kewan en el hóckey del CdP.

UN TODO TERRENO
Federico Céspedes (tenis, padel, gym funcional y Electrofitness)

Federico es el personal del Hospital que hoy encabeza esta entrega, Con 38 años y realizando un montón de tareas físicas nos cuenta que «Tengo 38 años y soy personal de escalafón general del servicio de Hemodiálisis del Hospital Justo José de Urquiza. En mi caso empecé a practicar la actividad física desde grande, más o menos desde los 30, comenzando con tenis, de la mano de mi profe Ileana Carreón; competidora de innumerables torneos a nivel local, nacional e Internacional. «Es un deporte que me apasiona y que me ha dado muchos amigos como así también muchos momentos inolvidables, enriquecedores para el alma.
«Luego conocí a otra de mis profes, Zulma Lambert, también reconocida deportista uruguayense, que me invitó a participar de una de sus clases de gym funcional, con lo cual quedé maravillado de su dedicación y empeño que ella le pone a sus clases y nunca más deje de asistir.

«También incursiono en el padel, un deporte muy lindo, con el cual se comparten muchos momentos amenos que contribuyen al desarrollo social de las personas, más allá de la parte física que este aporta. En este deporte conocí a Siomara Romero, Zulma Almada y a Leandro Parra, entre otros que me han ayudado con sus conocimientos en la práctica de este maravilloso deporte.
«Pero como si esto fuera poco, a fines de año pasado comencé con una actividad poco conocida pero que trae innumerables beneficios, como lo es el Electrofitness. En esta nueva actividad conocí a Emilia Montañana y a Agustín, quienes son mis profes que me ayudan y me cuidan en cada clase.
«Luego de decretada la cuarentena obligatoria, se vieron truncadas todas mis actividades que venía realizando hasta ese momento, por lo cual decidí montar un mini gimnasio en mi casa, con pesas que ya tenía y con otros elementos, que fui adquiriendo durante este periodo sin salir de casa y con modo de delivery, para así poder seguir mi entrenamiento con las clases virtuales que dictan mis profes Zulma y Emilia.
«En mis ratos libres comparto, en medida de lo que se puede, con mi familia, que, si bien esta cuarentena ha traído muchos momentos feos y de desilusión, también ha traído otros de inmensa alegría como es la llegada de mi nieto Aron. También pertenezco a un grupo de música, llamado “Tu Locura”, con el cual me divierto mucho, y que por el momento solo ensayamos de manera virtual.
«De esta forma trato de pasar este momento de la mejor manera, siempre quedándome en casa y saliendo solamente lo esencial».

APASIONADA POR EL DEPORTE
Sonia Sandoval (Maratón)

Sonia es uno de esos ejemplos que da nuestro deporte porque no empezó de joven a correr pero, sin embargo, lo hace con mucho amor y dedicación a tal punto que ha ganado los últimos cuatro años el circuito local y el último del circuito de la Costa del Paraná, corriendo muchas veces, ambas pruebas en un mismo fin de semana. El deporte tiene un lugar muy grande en su vida desde siempre pero ahora es una pasión y ella misma nos cuenta cómo pasa estos días:
«Soy profesora en Química y Merceología de lo que ejercí en Chaco hasta que me jubilé y volví a Concepción del Uruguay. Hago gimnasia desde los 16 años y también bailaba. En 2011 volví a nuestra ciudad y como tenía a mi cuñado Bocha Bruder y mi amigo Daniel Bazzuri que corrían, me empecé a entusiasmar y a salir un día por semana. El 26 de abril de 2014 me animé a correr mis primeros 8k en la Maratón de ALCEC; obtuve el primer puesto en mi categoría y de ahí no paré. Empecé a entrenar sola además de 3 ò 4 horas de gym en Marines. Lo que más me gusta de las maratones es el ambiente, el compañerismo, el aliento. Es lo mejor de cada carrera.

«Además de las carreras de calle competí en algunos pruebas de aventura pero con más asiduidad en los circuitos de maratones; el de nuestra ciudad y el de AMAE, de la costa del Paraná. Feliz por haber ganado los cuatro últimos años del circuito local y el año pasado hice doblete porque también gané en AMAE.
«El 2019 fue muy intenso porque, junto con Maira Zalazar y Maria Bernardita Coffy Roh, hicimos los dos circuitos lo que nos significaba viajar bastante ya q se corría en diversos lugares cono Paraná, María Grande, Libertador San Martin, Crespo y varias carreras seguidas. Corríamos el sábado en un lado y el domingo en otro y además nos acompañaba Daniel Farías, el fotógrafo.
«Hoy estamos en una situación inesperada, tenemos q cuidarnos y cuidar a los demás; ser positivos; si no podemos salir a correr busquemos otras opciones. Gracias a mi hijo Adrián, quien me compró la cinta entreno diariamente en ella y además hago clases online del gym.

«Lamentablemente ahora no podemos salir a entrenar hay que quedarse y adaptarse a las circunstancias. Además de la cinta realizo dos clases diarias por Zoom con Daiana y María Ines Fiorotto y hago clases de baile con mis profesoras de cuando vivía en el Chaco.
«Este tiempo también me dedique a pintar mi casa, paredes muebles. Vivo sola con mi mascota Ricky; al lado de mi casa vive mi hijo Adrián Solis que también tiene su mascota Moncho. El sí trabaja porque es veterinario a domicilio.
«Además me contacto virtualmente con mis alumnos particulares de Química, Física y Matemática ya que son materias que requieren explicación y mucha práctica.
«Lamento por todas esas personas que la están pasando mal económicamente, que no pueden trabajar pero, hay que cuidarse y cuidarnos.
«Este año tenía varias carreras que se han ido suspendiendo pero me sigo cuidando y entrenando como se puede, con optimismo».

PRACTICANDO DESTREZAS
Laura Galotto (Básquetbol)

Laura, por su trabajo en el IAPV debe guardar reposo aprovechando este tiempo para entrenar mucho dado que forma parte del seleccionado de la Agrupación de Maxi Básquetbol del Río Uruguay. La pandemia le cortó la posibilidad de estar en el Panamericano.
Ella nos cuenta lo del torneo y cómo pasan estos días en familia con Gabriel Comte y Ioma, su mascota: «Integro la Agrupación de Maxi basquet del Río Uruguay además de conformar el equipo de la Federación Femenina de Maxi Básquetbol de la Argentina (FFEMAR).
«Este momento lo paso entrenando en casa con gimnasia todos los días en rutinas que hago todos los días desde las 18:00.

«Con el grupo de maxi organizamos una colecta para juntar elementos de limpieza que luego se donó al Hospital de Zona «Justo José de Urquiza.

«Ante la falta de básquetbol tenemos reuniones, vía Zoom, con las otras agrupaciones del país para estar en contacto y organizando lo que será el Primer Campeonato Argentino Virtual. Se jugará por categorías y por provincias con videos de destrezas de todas las jugadoras del país.
«Este torneo se jugará desde el 24 al 30 de mayo pero el domingo 24 vence el plazo para presentar los videos con los representantes de cada una de las categorías».

CLASES DESDE CASA
Joaquín Merengue Vila (profe de judo)

«Desde Fortalecer, mi escuela de Judo, estamos haciendo clases por facebook en vivo los días martes y jueves (Joaquín Merengue Vila es el face) desde las 17:30 son clases especiales para los chicos y aficionados que deseen sumarse. Lo miran hasta gente de España y unas 600 personas miran la clase.
«Después los días lunes, miércoles y viernes las clases vía zoom donde trabajamos mucho lo que son las estrategias de lucha, buscar el perfil de cada chico, las técnicas que le pueden faltar; todo lo que tenemos que hacer en cada minuto de lucha. Son trabajos que muchas veces, en una clase, no se pueden hacer o se hace un judoka por mes. También envío trabajos físicos vía whasapp, entrenamientos de judo que se hacen de acuerdo al cuerpo, a la capacidad de cada uno.
«En mi caso como profesor, todos los viernes tengo clases via zoom con todos los profesores y técnicos del país para ir buscando una línea para poder mejorar el judo de nuestro país. Los mismos son dictados por los entrenadores de los seleccionados nacionales de judo.

«En mis tiempos libres aprovecho para hacer puzzles (rompecabezas de mil piezas) que es un hobbie que tengo; tomar mate con la familia, conversar mucho y a la noche, si está lindo, prendemos fuego y hacemos un asadito o algo.
«Con mis alumnos tratamos de entrenar de la mejor manera, divertirnos un rato esperando que todo esto pase para plantearse nuevos objetivos.

TODO EL FUTURO
Lucía Godoy (hóckey)

Lucía debe haber nacido con un palo de hockey debajo del brazo; siendo hija de Lucho, uno de los que estuvo en los principios de este deporte en nuestra ciudad, no cabía otra cosa que ser jugadora de hóckey porque su madre, Florencia, también es jugadora. Pero superó toda esa expectativa para pasar a ser una de las grandes esperanzas con la que cuenta el deporte de nuestra ciudad. Jugando para el República de Italia llegó a la selección de la Asociación del Hockey del Río Uruguay (AHRU). También estuvo en las dos temporadas pasadas en el programa de Capacitación de Talentos de la Confederacion Argentina de Hóckey (AAH) que se hace por regiones. Ella, además de agradecer el apoyo de su familia y de la firma Triangle, nos cuenta cómo pasa este tiempo:

«Estoy entrenando con las rutinas que me pasa el preparador físico (Octavio) del club y también tengo las rutinas que me pasan del seleccionado sub19, donde se formó un grupo y entreno con esas rutinas y también con las que me mandan del club Salto Grande Concordia y cuando me sobra tiempo, o se hace medio tedioso, me busco una gallega en youtube que hace muy buenas rutinas por lo que, en el tema entrenamiento tengo de sobra.
«En lo que hace al estudio (Colegio República de Italia) me llenan de tareas, estoy teniendo clases en vivos por la aplicación zoom y me mandan todo el material por class room. Estoy rindiendo, hay horarios y días para entregar las tarea, así que el colegio también me tiene bastante ocupada.

«En este tiempo aproveché para estar mucho en familia, para remodelar mi cuarto. En tiempos normales estoy muy poco en casa, porque o estoy en la cancha o en el colegio. Hasta como en el Colegio por lo que a mi familia la veo muy poco por lo que aprovecho este tiempo para estar mucho con ellos.
«Con relación a este tiempo me pasó que las primeras dos semanas no hice nada, estuve como enojada o no sé si esa es la palabra; por todas las cosas que me estaba perdiendo y un montón de oportunidades que se me habían ido por esta cuarentena; que el esfuerzo que había hecho no había servido para nada. Me pasé todo el verano entrenando, no paré nunca, me lo pasé viajando a Concordia. Me perdí un montón de cosas, como fiestas; reunión con amigos; tiempo en casa. Estaba frustrada, triste pero, con el tiempo me di cuenta que después de todo esto volveré a tener las chances de jugar, estar en los seleccionado. Ahora estoy más motivada pero me costó al principio».

ASOMBRADO CON GÜEMES
Nahuel Valenzuela (fútbol)

Nahuel tuvo, a principios de este año, un paso importante en su carrera como futbolista, pasó de jugar en DePro al poderoso Güemes de Santiago del Estero con el que estaba luchando los primeros puestos cuando la pandemia frenó todo. Es profesor de Educación Física; tiene un programa de video conferencias con su amigo Vasco Ronconi y nos cuenta cómo pasa este tiempo en cuarentena.
«Con esta cuarentena estamos muy tranquilos, en nuestra casa, con nuestra mascota y en familia. Decidimos venirnos de Santiago cuando empezó la cuarentena y nos licenciaron desde el club. después ya fue cada vez mayor el Covid-19 por lo que el club decidió que sigamos donde estábamos. Mi llegada a Güemes fue este año, club al que me estaba adaptando muy bien, me estaba afianzando bien en el equipo. Pablo Martel (el DT de Güemes) me había dado la confianza suficiente para integrarme y para que, en lo futbolístico, pueda dar lo mejor. Contento porque sabía que iba a un club grande, a un club con historia pero, además quedé sorprendido con el hincha de Güemes, es muy pasional ; el Santiagueño en sí es muy pasional. En ese sentido me gustó mucho, porque siempre alienta, aún perdiendo, y está muy lindo poder disfrutar de todo eso como jugador. La gente te cruza y te brinda cariño algo a lo que no estaba muy acostumbrado y está bueno jugar así.

«Con respecto a mi familia está formada por Daiana que aún no es mi esposa pero teníamos planes de algo pero con el Coronavirus se disolvió un poco pero sigue latente para que en un algún momento nos podamos casar. Además de nuestra hija (Paz) que en esta cuarentena cumplió 3 años por lo que tuvimos un festejo íntimo. Acás en Concepción, además, está mi mamá, mi abuela, toda la familia. Soy muy familiero y esto me ha hecho muy bien, nos unió más aún. Era la primera vez que nos tocaba salir a vivir a otro lugar y sólo tenemos palabras de agradecimiento para la gente de Santiago del Estero que nos recibió con mucho cario, mucha calidez. A pesar del terrible calor que hace en Santiago de enero, nos adaptamos bastante rápido y estamos muy bien. Nos cumplieron con todo lo que habíamos hablado y eso también juega a favor.
«Siempre me ha tocado jugar. Fui a sumar pero el técnico me dio la confianza de estar en el equipo. Igual soy una persona que nunca dejo de entrenar, que me gusta estar en la competencia sana por el puesto, trabajo todos los días para estar a la altura y querer un poco más. Eso contagia a tus compañeros para que todos estemos mejor.
«Habíamos arrancado este año de la mejor manera; a mí me había tocado arrancar con Central Norte (Salta) en el estadio de Güemes cuando me llegó la habilitación para jugar por la Copa Argentina pasando al cuadro principal.
«En esta cuarentena también le metimos a las video conferencias, tratamos de armar un proyecto con el Vasco Ronconi que es mi amigo, además de padrino de mi nena. Siempre hablando online se nos ocurrió la idea para que nuestra ciudad siga creciendo en lo deportivo; en el fútbol y en todos los ámbitos del deporte. Por eso se nos ocurrió la idea de tener a profesionales que trabajan hace años y nos puedan brindar su testimonios, sus métodos de trabajo para que los deportistas locales como nosotros sigamos capacitándonos.
«Además aprovecho este tiempo para seguir estudiando, no me olvido mi alma de docente ya que siempre trabajé y jugué al fútbol. Estando en DePro era docente y jugador. Ahora tengo la posibilidad de sólo dedicarme al fútbol y es hermoso. Luché muchos años por eso y ahora me toca defenderlo y de ahí mis ganas de entrenar duro, de seguir creciendo y de poder estar a la altura de los mejores en algún momento y de saber que lo pude lograr.

No es sencillo, porque hay que estar lejos de la familia, de los amigos; me he perdido muchas cosas pero entiendo que es parte del deporte y es el precio que se paga si se pretende estar arriba. Hay que fortalecerse con la felicidad de la familia para después volcarlo en la cancha y seguir obteniendo logros.
«En este tiempo nuestras ganas pasan por querer volver a Santiago; mi nena había arrancado el jardín del club, se había acoplado bien al igual que Daiana estaba muy instalada. Nos gustó Santiago y estar lejos nos fortaleció como familia. Así que este año soñamos con volver para seguir luchando por el ascenso con Güemes. En este tiempo tomamos todas las medidas de seguridad para estar lo mejor posible.»

UNA PROMESA
Sebastián Olano (judo)

Sebastián es una de las grandes promesas del judo de la zona; fue convocado para integrar el seleccionado argentino. Entrena bajo las órdenes de Joaquín Vila y nos cuenta como pasa su tiempo:
«Mis rutinas de entrenamientos son intensas dado que martes y jueves me sumo a las prácticas que, vía face, nos da Joaquín mientras que lunes, miércoles y viernes las clases son via zoom.
«También practico con mi hermano que también hace judo y le estoy enseñando algunas técnicas.
«También hago pesas en el fondo de casa con los elementos que tengo y como saludable para estar bien para cuando vuelva la competencia.
«En mis tiempos libres, después de desayunar, le ayudo un poco a mi mamá en la limpieza y después hago las tareas de la escuela. Por la tarde juego con mi hermano y mi perro y hablo mucho por teléfono con mis tíos, primos y los amigos esperando que este tiempo pase lo más rápido posible.

«Paso este tiempo con mi familia que se compone e Diego Olano y Romina Demarlengue, mis padres; Jazmín, Jonathan, Flor y Maxi, mis hermanos».

LA ARQUERA DE LAS KEWAN
Vicky Davrieux (Hóckey)

Vicky es la arquera del equipo de hóckey del CdP y trabaja en el Poder Judicial de Entre Ríos. Nos cuenta cómo pasa este tiempo de cuarentena:
«Trabajo en Tribunales (Poder Judicial de Entre Ríos), la semana pasada retomamos el concurrir a las oficinas, pero las semanas donde el aislamiento era obligatorio nos turnábamos con mis compañeros de trabajo, una semana cada uno, por cualquier medida que se necesite hacer.
«En tiempos normales iba al gimnasio Atenea, tres veces por semana, pero desde el día uno de cuarentena entreno todos los días de la semana, por ahí descanso los sábados, pero los domingo retomo los entrenamientos de funcional. Es un antes y un después de hacer ejercicio. Es algo que me genera felicidad, satisfacción y me cambia el humor total. Muchas veces la fiaca, el frío o la cama misma no quería que me levante pero pensaba en lo bien que me hacía y pum me cambiaba y a entrenar.

«Aparte para gastar energía, mantener la cabeza ocupada y seguir cumpliendo con esa rutina ya que fue un cambio radical para todos, un parate total al ritmo cotidiano y a la vida de uno.
«Juego al hockey en CDP, soy la arquera, y actualmente los entrenamientos con hockey, hoy en día lo hacemos de manera virtual, nuestro DT nos manda cuestionarios, verdaderos y falsos, videos y acordamos un día para poder conectarnos por zoom y charlar o debatir sobre eso, ya se video o dudas que tengamos .
«Algún que otro día me escabullí en la cocina , pero no fueron muy exitosos los resultados jajajajaj asi que le sigo dejando ese rol a mi mamá, que le sale a la perfección y siempre alguna que otra maña me da. También leo algún que otro libro que me guste.
«Vivo con mi mamá Amanda, en esta época de cuarentena , antes de que se decrete mi hermano más chico, Juan Agustin, vive en Rosario pero se vino esa semana antes de la cuarentena obligatoria y bueno ya se quedó acá. Así que inauguramos el aislamiento obligatorio con un asadito porque Justo el 20 de marzo fue mi cumple. Y no puedo olvidarme que están los dos integrantes de cuatro patas más importante que desde hace 10 años nos acompañan, Fausto y Sarni.

«El resto de mi familia se compone con otro hermano, Federico, que vive en Rosario junto a Josefina ( la esposa) y la bella Alfonsina (mi sobrina – 1 año). Y tengo una hermana, María José que vive en Caseros, con Lucas ( ,su esposo); ambos profes de Educación Física y mi príncipe azul, Vicente ( sobrino – 5 años) y la vaga de Morena (sobrina, 1 año) , con los que la comunicación , el contacto es a través de la tecnología , donde nos hacemos video llamadas día de por medio por ahí para estando un poco lejos, seguimos estando cerca y unidos, tratando de compartir lo cotidiano de cada uno y poder verlos crecer ya que los chicos son peques

APASIONADO DEL CICLISMO
Martín Peirán (ciclismo)

Martín es uno de esos deportistas muy apasionados con lo que hace y lo demuestra a cada rato. Cuando nos mando su informe nos aclaró que «me pasé, porque escirbiendo o hablando de ciclismo me entusiasmo demasiado». Pero vale la pena darle lugar a este deporte, como a todos que tratamos de darle en DD. Esto nos cuenta:
«Bueno, en base a la propuesta, y a la muy buena iniciativa que han generado a través de la página “Deporte Digital”, donde he visto, se ven reflejadas, las historias/vivencias de muchos deportistas (amateur como profesionales) de nuestra ciudad; procedo a relatarte mi historia (esperando poder ser lo más concreto posible, sin irme por las ramas, cosa que me cuesta mucho cuando hablo de ciclismo).
«Mi nombre es Martin Peiran, tengo 44 años, de profesión Contador Público, y casado con Miriam hace 14 años.

«El deporte, que supongo por cosas fortuitas de la vida, (por un hermano mayor que se inició en el mismo), “elegí” fue el ciclismo (lo cual no sería verdadero, porque a la edad de 10 años, salvo contadas excepciones, no se cuenta creo, con la capacidad para decidir algo).
«Pero si, todo tiene un principio…seguramente todo arranco alrededor de los años 84/85 a la edad de 8/9 años; gobierno de Raúl Alfonsín, y finalizado el periodo de facto en el País…con todo lo que esto habrá repercutido y significado en la vida de cada ciudadano.
«Hijos (mi hermano y yo) de padres trabajadores, donde a pesar de muchas otras cosas (buenas y malas) la inflación (o mejor dicho la híper); pulverizaba los cada vez más acotados ingresos de la mayoría de trabajadores.
«Supongo que bajo ese contexto económico, mis padres (como tantos otros), hacían malabares para poder llegar a fin de mes, y que no nos faltara lo necesario para poder criarnos. De ahí viene, un recuerdo muy feliz, de cuando nuestros padres, con gran esfuerzo, nos regalan nuestras primeras bicicletas, las “famosas” plegables Auroritas.
«Seguramente, ese habrá sido nuestro primer contacto con las dos ruedas…pero también ese regalo, tenía un doble propósito; sería el vehículo de trasporte para poder ir hasta la Escuela Pública Nº 4 que quedaba varias cuadras de distancia desde la casa.
«Y así fuimos creciendo, entre campitos, bolitas, bicicletas, barriletes y por supuesto no faltaron los karting a rulemanes (y más viniendo de un padre que tenía un taller mecánico).

«Creo fue para un cumpleaños de la escuela, que la cooperadora (donde muchos padres, incluido mis viejos, aportaban todos un granito de arena); organizaron un festival para recaudar fondos, y así poder mantener las condiciones edilicias de nuestra segunda casa.
«La atracción mayor de esta fiesta escolar, consistía en las pruebas/competencias que se organizaban frente a la Escuela, sobre el bulevar Araoz, hasta su culminación con la calle Dra. Ratto; palo enjabonado, carrera embolsado, karting a rulemanes, carreras de bici, etc.
«Allí comenzó todo…ese regalo tan preciado y cuidado (la bicicleta), para esa época se transformaban…porque. les bajábamos los manubrios, le sacábamos los guardabarros, el canasto, y todo aquellos elementos, para que aquellas angelicales bicicletas de paseo, con mucha imaginación, se parezcan en algo, a las inalcanzables (económicamente hablando y porque era la moda de la época) bicis de media carrera o de BMX.
«Ese orgullo de haber destacado en esa prueba de barrio, y creyéndome rápido para los pedales; duró poco, ya que en las siguientes pruebas con obstáculos en los campitos del vecindario…los resultados fueron otros.
«Fuimos creciendo; y a pesar de que veníamos (en parte) de una familia fierrera (donde mi padre, colaboraba como mecánico en la peña de Giqueaux), con la Fórmula Entrerriana en auge, y también asistiendo a muchas carreras de motos, nunca se nos dio, a mi hermano y a mí, por competir en algo traccionado a motor…habrán comenzado a observar (mis padres), que sus dos hijos, si elegirían ruedas, pero traccionadas a sangre y sudor.
«Así, al observar estos comportamientos, y seguramente queriendo incentivar dentro de sus posibilidades (cosa que seguramente les fue negada a ellos en su juventud) alguna disciplina (cualquiera que fuera) que hayamos querido hacer, fue que con autógena en mano, procedió a tronchar un cuadro grande y viejo de mi abuelo, para así “fabricarme” mi primera bicicleta de carreras.
«Ya con 10/11 años y mi flamante bici (made in casa); me calcé las punteras en el pedal, y entré en una carrera y otra, fui creciendo y recorriendo primero la provincia de Entre Ríos; para posteriormente buscar mayores desafíos; soñando, que algún día me colgaría alguna medalla en los Nacionales.
«No fue fácil; viajar por el país costaba mucho, y los materiales de competición otro tanto…pero como pudieron, los viejos nunca claudicaron en seguir apoyándonos carrera tras carrera…además, supongo que para la familia toda, esto de las carreras de bici, fue la excusa perfecta para conocer lugares que supongo jamás hubiéramos conocido de no ser por ese motivo; seguramente estos gastos, habrán hecho que haya otras restricciones o menos comodidades en la casa; pero ya de adulto, y mirando las cosas en perspectiva, creo que dentro de lo difícil, que es lograr tener la casa propia, y demás cosas, deberíamos también intentar guardarnos tiempo/espacio para también disfrutar de las cosas que nos hagan felices.
«Este y otros aprendizajes (aunque en la actualidad muchas veces equivoquemos en camino), son los trofeos que guardo. (Hay muchas personas dignas de escuchar, que hablan de esto, por ejemplo el Pepe Mujica).
«Bueno, sintetizando…después de haber cumplido esos objetivos deportivos, que alguna vez fueron un anhelo, se llega a un nivel y/o etapa deportiva (que la mayoría de deportistas amateur deben sortear); debes tomar decisiones a futuro…o seguir dedicándome profesionalmente al deporte, donde había posibilidades de integrar algún equipo Oriental, y de esta manera seguir evolucionando para poder competir y/o entrar en pruebas internacionales, o iniciar una carrera/estudios que te permitan desarrollar un oficio en día de mañana.
«Así fue, que seguramente con muchas dudas y temores en el año 94 cambiar la bici por los libros; y deje las competencias para otra etapa. Hoy, después de haber pasado mucha agua bajo el puente; y como bien se menciona en la película argentina «El secreto de sus ojos»: “un hombre puede cambiar muchas cosas, pero nunca de pasión”; hace ya 7 años que retome las competencias y la preparación física para estar acorde a las exigencias de las mismas.
Para terminar, comento, que ante la imposibilidad de poder salir a entrenar; tratamos (junto a otros amigos ciclistas de la ciudad), cada uno en su casa, de mantenernos haciendo sesiones de rodillo (4/5 días a la semana 1 hora), complementando con ejercicios de Core, y algunos trabajo de fuerza (ya sea con el peso del propio cuerpo, o alguna pesa disponible)…inevitablemente, la forma física en el ciclismo se pierde muy rápidamente; al ser un deporte de mucha resistencia (aérobico), se necesitan periodos largos de preparación y de km sobre la bicicleta, para que el organismo vaya generando muy poco a poco, las adaptaciones necesarias para rendir a su máximo nivel por periodos prolongados de competencias (3 horas en las carreras de ruta, a una frecuencia cardiaca promedio de 160/180); ello conlleva no solo la parte muscular, sino también que el corazón pueda fortalecerse, permitiendo bombear más rápidamente y trasportar mayor caudal de oxígeno a los músculos)
«Esperando no haberlos aburrido, me despido, deseando que pronto podamos todos volver a nuestras actividades habituales, y por supuesto en cuanto al aspecto deportivo, retomar nuestros entrenamientos y competencias al aire libre».

Un comentario sobre “LOS DEPORTISTAS NOS CUENTAN CÓMO PASAN LA CUARENTENA (PARTE VIII)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *