GIMNASIA: UNA TEMPORADA SIN SUFRIR

Gimnasia se quedó a las puertas de jugar el Pentagonal final por el primer ascenso a la Primera B Nacional y espera por la Reválida.

Dos goles marcaron la diferencia entre San Jorge de Tucumán que jugará el Pentagonal y Gimnasia que deberá esperar para entrar en la tercera etapa de la Reválida pensando en el segundo ascenso. ¿Es un fracaso lo que paso en General Cerri o debe considerarse como una campaña positiva? Vale un poco de historia para después analizar el presente.

Once torneos
En el 2004, tras siete temporadas en la Primera B Nacional, divididos en dos períodos, el equipo de nuestra ciudad descendió al que, por entonces, se denominaba Argentino A. Y formas de descender hay varias, con buen plantel, sin demasiados problemas económicos, con plantel desmantelado y problemas económicos.
Estas dos últimas opciones ocurrieron porque el plantel se fue tres fechas antes que finalice el torneo, se afrontaron los últimos partidos con juveniles. El peor escenario para afrontar una nueva categoría y, por ende, se sufrió más de la cuenta. Una oportuna protesta ante Arroyo Seco evitó el descenso.
Fue el principio de un peregrinar por la tercera categoría de fútbol argentino que ha sabido cambiar forma de disputa y hasta nombre pero que no ha evitado que el Lobo tenga más sufrimientos que momentos felices.
Gracias al siempre eficiente Aporte de Sergio Pilepich, tenemos un detalle acerca de lo que pasó en estos 11 años, donde jugar la Reválida fue una constante y con ello tener muy cerca la espada de Damocles a punto de caer sobre la cabeza del Lobo por el tema descenso. En la edición 2012/2013, aquella del cuestionado ascenso de Talleres clasificó para la fase Campeonato pero no estuvo a la altura de las circunstancias y fue último de 11 equipos. En la siguiente serie de Reválida fue eliminado. De ahí en más siguió sufriendo aunque lo peor pasó el año pasado con la obligación de ganarle a Depro para no descender.
Diez temporadas de sufrimientos
Hasta el año pasado, salvo algunos momentos de tranquilidad, se sufrió más de la cuenta. Este es el informe completo brindado por Sergio Pilepich.
2004/2005: promoción con Arroyo Seco y salvación por una oportuna protesta.
2005/2006: peleó la permanencia con Candelaria que finalmente jugó la Promoción.
2006/2007: se jugó Apertura y Clausura. Jugó cuartos de final en los play off del Apertura.
2007/2008: no clasificó.
2008/2009: no clasificó.
2009/2010: jugó el pentagonal del Clausura.
2010/2011: Reválida.
2011/2012: Reválida.
2012/2013: clasificó a la Zona Campeonato donde quedó 11º. En Reválida fue eliminado por Racing de Córdoba.
2013/2014: Reválida.
2014/2015: Torneo de transición. No clasificó pero no hubo Reválida.
2015: Reválida.
2016: No clasificó pero tampoco hubo Reválida.
2016/2017: Reválida.
2017/2018: Reválida.
El tiempo de Beto Acosta
Para suceder a Carlos Roldán llegó Norberto Acosta, un técnico que ascendió a Juventud Unida de Galeguaychú del Federal B hasta la B Nacional y que luego estuvo cerca de hacerlo con su Central Norte de Salta.
Ya hemos comentado y dado nuestra opinión acerca de lo que pueden ofrecer sus equipos y con eso fue a jugarse la clasificación al Pentagonal en General Cerri. Se cuestionó mucho que no haya tenido delanteros en el banco de suplentes. Sin Facundo Perassi que rescindió para irse a República Dominicana y Agustín García fuera del plantel del Federal A, no tenia demasiadas opciones. Pero Acosta apuesta a otra cosa; esta vez la historia no le salió bien por apenas dos goles.
De cualquier forma este equipo, en resultados, está cumpliendo la mejor campaña del club en las once temporadas en la categoría y aún hay historia por escribir.

Ricardo Bernay es el goleador del equipo y el mejor refuerzo del Lobo (Foto Mario Bonnot)

Sin dudas que se le pueden reprochar cosas a Acosta; la principal es la elección de los refuerzos. «Ahora no tenemos excusas, a este equipo lo armamos nosotros» supo decir al comienzo de la temporada y hoy, cuando está finalizando, varios de esos jugadores ya no están. Primero se fueron Jonathan Medina, Leandro Beterette, Luis «Yiyi» Rivero e Iván Chacón Quiroz el que no se debe contabilizar dado que lo trajo la dirigencia. Hace poco se fue Facundo Perassi y Agustín Domenez casi no ha jugado. Entonces queda que Emilo Crusat, Ricardo Bernay y Gonzalo Rodríguez -quien estuvo en la cuerda floja pero resistió- fueron los aciertos en este rubro. Pero pasa. No siempre los técnicos puede traer los jugadores que deseen y sí lo que las economías de los clubes le permiten aunque deban apoyar a los que llegaron.

Norberto Acosta junto a su ayudante Gaston Fiorotto (Foto Mario Bonnot)

Este fallo le permitió potenciar a los jugadores del medio y así tuvieron mucha competencia Jonathan Benítez, Leandro López, Agustín Griego, Emilio Lazza, Agustín García, Franco González. Nicolás Musico, Juan Manuel Rodríguez, Antonio Ríos, Jerónimo Quintana y hasta el»Polaco» Oscar Solano que se dio el gusto, con 17 años, de debutar y marcar un gol.
Pero Acosta, además debió sufrir algunos otros problemas como el atraso de los sueldos de sus jugadores y seguramente propios, pocos lugares para entrenar o viajar a jugar algún partido el mismo día de la competencia. Son detalles que no deberían ocurrir pero ocurren
Cada cual tendrá su opinión pero conideramos que, por todo esto que detallamos, es que consideramos que si ponemos en la balanza lo que ha hecho Beto Acosta y su cuerpo técnico al frente del club es más que positivo. Siempre valoramos su contracción al trabajo y su disposición para brindarse con el trabajo de la prensa. Sus equipos han jugado bien sólo por momentos pero los resultados lo avalan más que nada. Y si logra el tan ansiado ascenso, ni hablar, habrá que ir pensando en la estatua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *