EL PARTIDO CON RIVER COMPLICA LA DECISIÓN DE DEPRO

DePro, como Gimnasia, debe decir que hace con su futuro en el Federal A aunque, para el equipo de Pronunciamiento, con un agregado muy importante.

Cómo pasar del cielo al infierno o de la felicidad plena a la desazón son cosas que la gente de DePro puede explicar fácilmente en este tiempo; no es para menos dado que, en lo futbolistico,el club pasó de tener cercano en el tiempo un cruce ante River Plate por Copa Argentina y estando en zona de clasificación en el Federal A jugando en zona de equipos que pelean por el ascenso.
Pero llegó el Covid-19 y arrasó con todo y hoy el club se debate en la incertidumbre de volver a la competencia o dejar todo para el año que viene.
Pero, es ese partido contra River, el que es considerado como el más importante en la historia del club, el que complica la decisión. Viéndolo desde afuera quizás la decisión de no seguir jugando el Torneo Federal A no sea un tema demasiado importante pero es ese partido ante el «Millo» del Muñeco Gallardo el que ilusionó a todos e incluso ya tiene su propia casaca para esos 90 minutos y toda una población se ilusionó en poder ir a verlo donde sea que juegue.
Pero llegó la pandemia y todo se derrumbó; toda esa felicidad se evaporó y ahora la dirigencia del Depro busca opciones de cómo seguir en una disyuntiva bastante complicada.
Y para tener mayor conciencia de ello nos remitimos a una nota que Yari Gurnel, el referente de DePro, le dio al programa Deportes 12 que se emite por Radio 12, FM 89.1.

¿Cómo es la situación llegando a la jornada de viernes luego de lo definido el martes en el Consejo Federal?
«Estamos trabajando desde el momento en que terminó la reunión con la intención de formar un presupuesto para jugar. Hasta el momento no lo tenemos».
¿Dónde surge la complicación para lograrlo?
«Era muy importante el aporte que el gobierno provincial nos brindaba mensualmente a todas las instituciones de la provincia que competíamos a nivel nacional. Sin ese aporte aparece complicado el panorama para nosotros».
¿Han tenido comunicación con gente de la Secretaría de Deportes para saber si volverán a recibir el aporte provincial?
«Tenemos un contacto permanente y una muy buena relación con José Gómez. Uno entiende la situación y sabe que el aporte que recibíamos los clubes, ligas y federaciones estaba ligado a la recaudación de IAFAS, y los casinos no están funcionando desde que arrancó la pandemia. Uno no puede tirar de la cuerda sabiendo que hoy las prioridades son otras. Quizás si se jugaba el Hexagonal, íbamos a ser el único entrerriano y por ahí sí recibíamos algo».
¿Y el apoyo del sector privado lo siguen teniendo?
«Sí y somos agradecidos porque nos han seguido acompañando y junto al aporte que nos brinda AFA, hemos podido sostenernos en todo este tiempo».

¿Entonces las que vienen pueden ser horas decisivas para saber si juegan o no en la parte final del año?
«Vamos a tomarnos todo el fin de semana para lograr el objetivo de poder seguir compitiendo. Hay gente que nos está brindando su apoyo y nos motiva a participar. Pero de todos modos estamos lejos, porque hay que suplir lo que recibíamos del estado. Esta nueva forma de disputa no está definida y tenés que estar preparado porque si hacen el sorteo y te toca ir a Salta tenés que afrontar un gasto de aproximadamente $ 300.000.
Los días que vamos a tomarnos para confirmar son para trabajar y hacerle ver a la gente que siempre colaboró con el club que hoy necesitamos un poco más de esfuerzo dentro de sus posibilidades.
Si no tendríamos el partido con River, el más importante de la historia del club, quizás estaríamos esperando el torneo del año que viene.
Por eso vamos a trabajar para competir, aunque sea con un plantel más austero y hacer una participación digna.
Tenían la postura de jugar entre los que estaban en puestos de clasificación, ¿Cómo les sentó el hecho que participen todos?
La fase final será diferente a la que imaginábamos, aunque estaba dentro de las posibilidades que jueguen todos. Sostuvimos que si se jugaba el Hexagonal el panorama iba a ser más claro, con cinco partidos y hasta quizás en una burbuja. Pero iba a ser un formato más claro.
Armar un plantel y asumir compromisos contractuales para jugar un play off y quedar afuera en dos partidos no tiene sentido. El vínculo contractual va hasta diciembre de 2021 y después de siete meses de inactividad, podés volver a quedar parado hasta marzo o abril. Son cosas que los dirigentes tenemos que poner en la balanza.
Asimismo no hay un panorama claro porque se fijó una fecha de inicio, pero atada a la situación sanitaria y cada día hay más casos en el interior del país».
Se habla de que se bajarán algunos equipos, de hecho Crucero del Norte ya lo anunció
«No creo que sean muchos más porque hay clubes que son los únicos en su provincia en el torneo y quizás puedan conseguir apoyo estatal que les permita participar. Si no son 30, quizás sean 26 o 28, pero no creo que se bajen muchos más».
¿La pandemia sacó al descubierto la diferencia estructural entre los clubes?
«Dentro de este torneo siempre hay realidades distintas. Pero generalmente sabes el período en el que vas a competir y te preparás para hacerlo de septiembre a abril con un presupuesto adecuado. Esta situación es totalmente atípica porque no sabés cuánto tiempo vas a jugar. Por eso hay que ser serios y responsables».

Nota de la redacción: Estamos totalmente de acuerdo con el pensamiento de la gente de Depro y lo hemos dicho. Cómo aceptar jugar un torneo que no tiene formato y por ende no se sabe qué gastos demandará; cómo conformar un plantel, hacer contratos, si no se sabe de qué tiempo será la competencia. Lo dijimos, esto tendría que haberlo decidido el Consejo Federal para que luego los clubes decidan si lo juegan ya con todo más claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *