EL MEJOR GIMNASIA CHOCÓ CONTRA LOS MANEJOS DE LA AFA


Este martes, a 18 años de la revancha Unión-Gimnasia, queremos realizar un resumen de lo que fue aquella campaña, la mejor en el profesionalismo del Lobo.

La temporada 2001/2002 fue la mejor que ha tenido Gimnasia en el fútbol profesional; un enorme equipo que mereció el ascenso pero que, chocó con el Arsenal de los Grondona, primero y Unión-Madorrán, después, para quedarse sin nada. El equipo que había conformado Gimnasia, primero con Carlos Roldán y luego de la mano de Jorge Vendakis daba que hablar; dominaba a sus rivales en base a una firme defensa; recuperación en mitad de cancha; volantes de ida y vuelta y un trío ofensivo con un impresionante poderío de gol.
Le podemos poner nombres a esos; Catriel Orcellet en un extraordinario momento en la valla; línea de tres con Juan Monge, Juan Fontana o Lucho González y el «Gaucho» Mauricio Almada; Ricky Vendakis y Fabio Boujón o el «Oski» Sena para recuperar y dos «todo terreno» de enorme despliegue, quizás la base de todo el andamiaje ofensivo que plantaba en la cancha Jorge Vendakis; Hernán Orcellet y Pablo Canteros. Y, arriba uno de los tridentes más importantes que ha tenido el Lobo en su historia, Lalo Colombo como enganche; Luciano Leguizamón y Diego Ceballos como dos atacantes con gran poder de gol.
Un Luciano Leguizamón al que Carlos Roldán puso como «mediapunta» sacándolo del puesto de enganche en el que había asomado en el Lobo mostrando ya todo lo que después confirmó en la primera división del fútbol argentino donde fue campeón y goleador.
Y si hablamos de goleadores, Gimnasia tuvo en ese tiempo a un goleador tremendo como Diego Ceballos al que Gimnasia rescató luego de haber quedado libre de Platense y siendo muy joven. Pero también podemos mencionar a Armando Kloster, Elvio Zamuner, Matías Padilla, Tato Pendino, Diego Casals, Marcelo Blanco y Enzo Noir, entre otros.
Esa fue la base de un equipo que, por ejemplo, apabulló en juego y goles a Instituto de Córdoba en el estadio Núñez ganándole por 5 a 1 en un partido importante rumbo a las semis del Reducido de la Primera B Nacional de la temporada 2001/2002. Y después le ganó a domicilio al Atlético Rafaela por 2 a 0 para liquidar la serie de semis en el Núñez ganándole por 4 a 3.
En un país de fútbol cristalino, en el que ganan los mejores, ese equipo hubiese tenido todas las posibilidades de haber podido ascender. Pero, se chocó, primero con Arsenal de Sarandí de la familia Grondona con Don Julio como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) con lo que era misión imposible ascender ganándole una serie de ida y vuelta y después con Unión con un arbitraje lamentable de Madorrán y todo las cosas raras que hubo en ese partido.

GABRIEL BRAZENAS, PROTAGONISTA
Hoy por hoy los arbitrajes no cuidan las formas y te «bombean» abiertamente sin miramientos y sin importarles cómo queden parados, sólo vale quedar bien con los que mandan. Antes, cuando se cuidaban un poco más las formas, designaban árbitros con jerarquía que te «pitaban» en contra sin que casi te des cuenta de ello.
Gabriel Brazenas en el estadio Núñez, fue uno de ellos. Con mucha categoría, permitiendo que los hombres de Arsenal «cortaran» constantemente con faltas en mitad de la cancha sin siquiera amonestar. Un pequeño detalle dirán. Pero era fundamental para frenarle el ritmo a ese Gimnasia que necesitaba como el agua l dinámica para poder alimentar al tridente ofensivo.
Ese Arsenal era un equipo sin demasiadas luces dentro de la cancha pero con dirigentes «muy bichos» y de enorme capacidad como los hermanos Grondona y un técnico de enorme capacidad como Jorge Burruchaga al que un descolgado, desde la platea, se animó a gritarle «fracasado» cuando salió a recorrer el campo de juego.
Pequeño detalle del arbitraje que dejó a Gimnasia sin ritmo y con ello frenando muchas de sus posibilidades. Ganó Arsenal por 2 a 1 y dejó todo listo para el ascenso ante su gente.
Héctor Baldassi en la revancha, en un partido lleno de cosas raras, con una tribuna que se cayó, completó la faena en una final que ni siquiera debió comenzar.
Alrededor de las dos de la tarde, a menos de una hora del comienzo anunciado del partido, se produjo la rotura de parte de las plateas y de las cabinas de transmisión, lo que generó una espectacular corrida de público y de periodistas y también el estallido de vidrios.
Una de las personas que se hallaba en el sector de plateas afectado relató que «se escuchó una explosión y la platea se hundió hacia adentro, como una v corta».
En ese momento Baldassi entró al vestuario con los dirigentes de ambos equipos; Enrique Glezer era el titular del Lobo, momentos de mucho nerviosismo y tensión. El partido debía suspenderse de acuerdo a la visión de los que estábamos ahí. Pero, al parecer, una llamada desde calle Viamonte informaba que, sí o sí, el partido debía jugarse.
Pero eso no es todo. Ya cuando terminaba el partido, y la consagración de Arsenal parecía asegurada, el alambrado en donde se encontraban trepados gran cantidad de simpatizantes del equipo Sarandí se desmoronó y cayó sobre el resto de los hinchas que cantaban y alentaban en la tribuna.
Gimnasia apabulló Arsenal en el primer tiempo; le creó innumerables situaciones de riesgo con un enorme partido de Pablo Cantero pero, apenas consiguió un gol anotado, de penal, por Luciano Leguizamón.
Lo empató Arsenal y ya el Lobo, en un campo de juego muy pesado, no pudo revertir la historia aunque muchos se preguntaron qué hubiese pasado si Gimnasia pasaba a ganar ese partido y comprometía las posibilidades de Arsenal de ascender. Nunca lo sabremos.
Lo que sí sabemos es que empataron 1 a 1 y el ascenso directo fue para Arsenal apoyado en ese partido de ida y la «ayudita» de Brazenas, el mismo del escandaloso partido Vélez-Huracán que lo marginó del arbitraje en 2009. De esa manera el tercer equipo de Avellaneda lograba ascender a la máxima categoría para felicidad de la familia Grondona. Para nosotros no había posibilidades para Gimnasia para ascender ahí. Arsenal acompañó a Olimpo de Bahía Blanca, que había ganado el primer ascenso a la primera división del fútbol argentino.
Gimnasia formo con: Catriel Orcellet; Juan Monge, Luciano González y Mauricio Almada; Hernán Orcellet, Ricardo Vendakis, Oscar Sena y Pablo Cantero; Leonardo Colombo; Luciano Leguizamón y Diego Ceballos Ceballos. DT: Jorge Vendakis.
En el segundo tiempo ingresaron: Enzo Noir, Fabio Boujón y Marcelo Blanco. En el banco quedaron Armando Kloster y Juan Fontana.

PROMOCIÓN, LA OTRA OPCIÓN
Tras perder esta final a Gimnasia le quedaba la opción de jugar una promoción con uno de los equipos de peor promedio de la primera división. Le tocó Unión de Santa Fe y un Madorrán sobre el que se habló muchísimo.
Gimnasia ganó el cotejo de ida por un 3 a 1, diferencia que no fue mayor sólo porque los hinchas de Unión frenaron constantemente el partido trepándose al alambrado de la tribuna sur del Núñez que se le había dado en ese momento quitándole ritmo a Gimnasia que hasta ahí pasaba por arriba a su rival. Cuando Gimnasia se puso 3 a 1 (remontando un 0-1) y pasando por arriba al Tate. Los hinchas, que hoy se cuelgan la medalla de haber salvado al equipo del descenso, armaron un terrible lío. Se paró el partido por varios minutos y con ello se frenó también el ritmo de Gimnasia.
Y, en la revancha, todo fue muy raro y cuesta arriba para Gimnasia (ver La historia….). Cuando el equipo llegó a Paraná donde concentró se comprobó el desgarro de Pablo Cantero, un jugador clave en ese equipo. Después, misteriosamente para muchos, apareció Fabio Boujón (iba a reemplazar a Cantero) con 5 amarillas y, promediando el primer tiempo Madorrán , desde la mitad de la cancha y en una cancha con 20 mil personas que hacían del estadio una verdadera caldera, «escuchó» un insulto desde el banco de suplentes de Gimnasia y corrió para expulsar a Elvio Zamuner, el único volante de marca que tenía Vendakis en el banco. Después sólo amonestó y expulsó a jugadores de Gimnasia. Tras el 3 a 0 el arbitraje se equilibró pero ya estaba todo definido y Gimnasia con 10.
En el comienzo Luciano Leguizamón realizó una gran jugada por derecha, dejó en el camino a Ortiz y su remate se fue rozando el palo de Nereo Fernández que sólo mirada. Una jugada que hubiese podido cambiar todo y enseguida un remate de Marcelo Blanco también se fue apenas desviado. Fue lo mejor de Gimnasia en el partido. Después entre una magistral labor del «Mago» Rubén Capria y la ayuda de Madorrán Unión se impuso por 3 a 0 y mantuvo la categoría.

LA HISTORIA DE LOS U$S 5.000
En la previa y posterior al partido ante el «Tate» fue mucho lo que se habló de una propuesta desde la terna arbitral hacia la dirigencia de Gimnasia exigiendo U$S 5.000 para ascender algo que luego, siempre acorde a las versiones, habrían pagado los dirigentes «Tatengues».
Se habló en ese momento que la propuesta de los allegados al árbitro del partido llegó al presidente Enrique Glezer pero, desde el cuerpo técnico, Jorge Vendakis se habría negado enfáticamente con el argumento de «a este partido lo ganamos». Incluso se comentó que a ese dinero lo ponía la gente de Colón, el clásico rival de ciudad de Unión.
La oferta fue para el lado de Santa Fe y ahí se justifica el arbitraje de Fabián Madorrán en ese partido.
Obviamente nada de esto se pudo comprobar porque, como es común en nuestro fútbol. nunca se investiga nada como para castigar a los culpables. Todo queda en la nebulosa para que el fútbol siga perdiendo credibilidad a pasos agigantados.
Lo cierto es que, el mejor Gimnasia, chocó contra los manejos Afistas y lo que hubiese sido un merecido ascenso a la Primera A quedó en una enorme frustración.

LA CAMPAÑA
Apertura

Gimnasia y Esgrima 2 – Juventud Antoniana 2.
Racing (Cba.) 1 – Gimnasia y Esgrima 2.
Gimnasia y Esgrima 0 – San Martín (Mza.) 1.
Godoy Cruz 0 – Gimnasia y Esgrima 3.
Gimnasia y Esgrima 2 – Quilmes 0.
Defensa y Justicia 1 – Gimnasia y Esgrima 0.
Gimnasia y Esgrima 3 – Def. de Belgrano 2.
Tigre 0 – Gimnasia y Esgrima 0.
Gimnasia y Esgrima 0 – El Porvenir 1.
Atlético Tucumán 2 – Gimnasia y Esgrima 2.
Gimnasia y Esgrima 1 – Atlético Rafaela 0.
Villa Mitre 0 – Gimnasia y Esgrima 1.
Gimnasia 3 – Huracán (Tres Arroyos) 0.
Instituto (Cba.) 4 – Gimnasia y Esgrima 1.
Gimnasia y Esgrima 2 – San Martín (SJ) 2.
Independiente Rivadavia 0 – Gimnasia y Esgrima 0.
Gimnasia y Esgrima 2 – Almagro 0.
Los Andes 3 – Gimnasia y Esgrima 1.
Gimnasia y Esgrima 2 – Los Andes 0.
Arsenal 2 – Gimnasia y Esgrima 0.
Gimnasia y Esgrima 2 – Almirante Brown 0.
Central Córdoba 4 – Gimnasia y Esgrima 4.
Gimnasia y Esgrima 2 – Olimpo 2.
Gimnasia (Jujuy) 3 – Gimnasia y Esgrima 0.
Clausura
Gimnasia y Esgrima 1 – El Porvenir 2.
Atlético Tucumán 0 – Gimnasia y Esgrima 1.
Gimnasia y Esgrima 2 – Platense 1.
San Martín (Mza.) 3 – Gimnasia y Esgrima 3.
Gimnasia y Esgrima 3 – Atlético Rafaela 0.
Gimnasia y Esgrima 3 – Racing (Cba.) 2.
Defensa y Justicia 2 – Gimnasia y Esgrima 1.
El Porvenir 0 – Gimnasia y Esgrima 2.
Gimnasia y Esgrima 4 – El Porvenir 0.
Platense 1 – Gimnasia y Esgrima 1.
Gimnasia y Esgrima 1 – San Martín (Mza.) 1.
Atlético Rafaela 2 – Gimnasia y Esgrima 2.
Racing (Cba.) 2 – Gimnasia y Esgrima 0.
Gimnasia y Esgrima 1 – Defensa y Justicia 0.
Octogonal
Cuartos de final
Instituto 0 – Gimnasia y Esgrima 0.
Gimnasia y Esgrima 5 – Instituto 2.
Semifinal
Atlético Rafaela 0 – Gimnasia y Esgrima 2.
Gimnasia y Esgrima 4 – Atlético Rafaela 3.
Final
Gimnasia y Esgrima 1 – Arsenal 2.
Arsenal 1 – Gimnasia y Esgrima 1.
Promoción
Gimnasia y Esgrima 3 – Unión (Santa Fe) 1.
Unión (Santa Fe) 3 – Gimnasia y Esgrima 0.

EL PLANTEL
Cristian Acosta, Mauricio Almada, Matías Atún, Marcelo Blanco, Fabio Boujón, Pablo Cantero, Diego Casals, Diego Ceballos, Cristian Cergneux, Leonardo Colombo, Gustavo Charles Mengeón, Juan Fontana, Hugo Luciano González, Cristian Guiot, Armando Kloster, Félix Luciano Leguizamón, Sergio Leiva, Santiago Losada, Juan Luis Monge, Enzo Noir, Catriel Orcellet, Hernán Orcellet, Matías Padilla, Iván Pendino, Diego Rougier, Oscar Sena, Jorge Vendakis, Ricardo Vendakis y Elvio Zamuner.

(Tenemos que agradecer a Aldo Comte, Rubén Coquoz por las fotos y a Sergio Pilepich por los datos).

Un comentario sobre “EL MEJOR GIMNASIA CHOCÓ CONTRA LOS MANEJOS DE LA AFA”

  1. En Santa Fé, el malnacido Madorrán hasta último momento, tenía la oferta abierta para quien cumpliera con sus deseos monetarios. Obviamente que al día de hoy es muy difícil comprobarlo, pero la situación fue que «el que le aseguraba los $$$ a Madorrán, se llevaba el partido». Triste, pero real. Todos los que estuvimos cerca del Lobo en ese momento lo sabemos. Incluso durante el partido, algunos jugadores de Unión trataron de tranquilizar a los del Lobo, diciéndoles que no se hicieran expulsar porque ya estaba todo arreglado…
    Estando en la cancha de Unión y dicho por su propia gente ese mismo día, se asombraban de ver la multitud que acompañamos al Lobo ese día, diciendo que sólo River y Boca lograban colmar esa tribuna, tal como lo habíamos hecho ese día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *