EL LOBO MOSTRÓ OTRA CARA Y GANÓ SU PRIMERA FINAL

Había que ganar y se ganó; había que jugar bien y por muchos pasajes del partido se hizo por lo que este arranque es más que prometedor.

El Lobo de Hilario Bravi mostró su nueva cara y la gente se fue feliz del Núñez en la calurosa tarde uruguayense; no es para menos porque, además de ganar tuvo buenos pasajes de fútbol a partir del enorme partido que, en su debut, tuvo Enzo Oviedo, el volante proveniente de Comunicaciones y que asomó con la casaca 8.
Con el gran partido de Oviedo recuperó su nivel Pablo Vercelino y a partir de la simpleza para jugar y darla siempre «redondita» Leguizamón se encontró con muchas pelotas en sectores donde él puede lastimar y lo hizo.
Pero hubo que sufrir
Pero hubo un tiempo para sufrir, porque sabemos que nada es gratis para el Lobo. Sufrir y mucho porque con tan sólo 1 minutos de juego De León salió mal, le erró el puñetazo a la pelota dejándosela servida para que Ibarra, primero y Taborda después, la empujen al gol. Fallaron ambos y entre varios lograron sacar una pelota que parecía no querer irse nunca del área.
Tras esto fue Gimnasia el que manejó el juego y a través de las corridas de Retamar estuvo cerca del gol aunque esa es una cuota pendiente que aún tiene el veloz volante del Lobo.
Pero, atrás, seguían los desacoples y esta vez fue Lazza el que rechazó mal una pelota dejándosela servida a Taborda para que defina desde buena posición. Su remate «mordido» fue despejado por De León.
Y como no hay dos sin tres, en la mejor jugada de la visita, donde la tocaron todos, Agustín Griego, en la línea y contra un palo terminó sacando el remate de Taborda que se metía por ahí.
Quedó claro que Bravi, además de un cambio de cara al equipo, mayor volumen de juego, también le trajo suerte y el empate en cero los mandó al vestuario.

Fue todo del Lobo
En el complemento Gimnasia se lo llevo por delante a San Martín; creció aún más la labor de Oviedo y Vercellino en la mitad de la cancha, queriendo imitar aquello que brindaban Gustavo Zapata y Leonardo Astrada, en River, a los que Víctor Hugo Morales había calificado como «los pac man». Quitando y dándolas a todas redonditas los volantes centrales del Lobo fueron fundamentales para que su equipo fuese exclusivo protagonista de estos segundos 45 minutos.
Gimnasia dominó por completo a San Martín; lo arrinconó sobre su arco pero, volvieron aquellas imprecisiones de la temporada pasada, cuando se fallaba en la última jugada y así se fueron desperdiciando una a una las situaciones que se creaban ante la desesperación de la gente que veía como el tiempo pasaba y el gol no llegaba. Hasta ese lamento del plateísta que le pedía al hijo o nieto que lo acompañaba con la camiseta de Messi «aunque sea que ganemos medio a cero». Y si hasta falló Jara en una gran habilitación de Legui que lo dejó de cara al uno visitante, todo llevaba al empate. El concordiense quiso enganchar ante el achique del uno visitante para irse al gol pero gano el arquero para que el delantero pierda la única oportunidad que había tenido en el partido. Ahí muchos pensaron que ya no se daba más.
Cambió Bravi, mandó a tres pibes de la casa a cancha; Nico Musico primero por Badell; después Facha González x Retamar y finalmente Enzo Da Silva x Jara. Y el «Facha» puesto en la posición de volante por derecha, que supo ocupar cuando jugaba en sus infantiles, fue otro buen aporte para desbordar junto a Leo López mientras que, por el otro sector se formaban los tándem Griego-Musico y Gimnasia desbordaba por todos los sectores a un rival que se mostraba muy cansado pero no llegaba el gol.
Todo hasta que Facha González, fiel a su estilo de ir por todas, la peleó por el sector derecho, parecía que la pelota era del arquero pero le metió la punta del botín para que la pelota mansamente se meta por el otro palo para la desesperación de los defensores visitantes y el desahogo de todo Gimnasia.
Después vino la expulsión de Lazza por tirar una pelota lejos y un último centro de la visita que, en ese segundo tiempo, estuvo muy lejos de inquietar a De León.
Ganó Gimnasia y es toda una noticia; si además le agregamos que tuvo muy buenos pasajes de fútbol da para ilusionarse que tras estas 13 finales que quedan se puede confiar en que Gimnasia siga siendo equipo del Torneo Federal A.
Lo dijimos en la previa; lo hecho en este receso por parte de Bonnot, Bravi y compañía estuvo acertado y algo de eso ya comenzó a vislumbrarse.

SÍNTESIS
GIMNASIA Y ESGRIMA 1 – SAN MARTIN (FORMOSA) 0
Gimnasia
: Lucas De León; Leonel López, Ricardo Bernay, Emilio Lazza y Agustín Griego; Nicolás Retamar, Enzo Oviedo, Pablo Vercellino y Maxi Badell; Luciano Leguizamón y Diego Jara. DT: Hilario Bravi
San Martín: Iván Gorosito; Sebastián Allende, Enzo Guardia, René Bejarano y Dylan Leiva; Cristian Ibarra, Gianfranco Alegre, Alejandro Benítez y Diego Velázquez; Leonel Pietkwicz y Cristian Taborda. DT: Ricardo Pancaldo.
Gol: ST 38′ Franco González-
Cambio: rein. Gonzalo Chaves x Gorosito (SM), 12′ Alan Zalazar x Pietkwicz (SM), 25′ Nicolás Musico x Badell (GE), 28′ Franco González x Retamar (GE), 32′ Enzo Da Silva x Jara (GE) y 38′ Sergio Sánchez x Taborda (SM).
Suplentes: GE: Martín Góngora, Jonathan Benítez, Antonio Rafael Ríos y Oscar Solano. SM: Pablo Cravero, Nelson Asatt, Gonzalo Pereyra y Walter Britos.
Amonestados: GE: Leguizamón. SM: Guardia y Allende.
Incidencias: ST 47′ expulsado Emilio Lazza (GE) por doble amarilla.
Cancha: estadio «Manuel y Ramón T. Núñez».
Árbitro: Carlos Andrés Gariano (San Lorenzo).
Asistentes: Javier Caro Aguirre (Casilda) y Gonzalo Javier Ferrari (Rosario).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *