EL ENARD, LA BASE DEL ÉXITO del deporte argentino

El deporte argentino tuvo, en los Juegos Panamericanos de Lima, una actuación notable con un total de 101 medallas, 32 de ellas de oro.

El deporte argentino tuvo, en Lima, una actuación memorable logrando éxitos impensados no hace mucho tiempo. Ganarle dos partidos en el voleibol femenino a Brasil, por ejemplo; una medalla en el fútbol femenino y varios ejemplos más.
Pero esto no es producto de la casualidad y si del apoyo que han recibido los deportistas a partir de la creación de una ley que fue el principio de todo este éxito. Sin política de por medio sólo destacamos el hecho.
Es que el deporte nacional requería la creación de un modelo superador, una herramienta que cambiara la historia y que contribuyera a que nuestros atletas contaran con las condiciones necesarias para planificar sus carreras sin dificultades ajenas al propio desafío de su actividad.
A fines de 2009, el Congreso Nacional sancionó la ley N° 26.573, y la inmediata Reglamentación del poder ejecutivo encabezado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, posibilitó la creación del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), iniciando su gestión como tal en agosto de 2010.
El ENARD es un organismo de composición mixta (ámbito público y privado), de conducción alternada y representación igualitaria, cuyos socios fundadores y coadministradores son el Comité Olímpico Argentino (COA) y la Secretaría de Deporte de la Nación. Ejerce la condición de persona jurídica de derecho público no estatal, sin fines de lucro, en la que el Estado y la organización privada realizan una tarea conjunta para potenciar el crecimiento y la consolidación del deporte de representación nacional.
El Ente gestiona y coordina apoyos económicos específicos para la implementación y el desarrollo de las políticas de alto rendimiento deportivo, a fin de posibilitar que nuestros atletas cuenten con los recursos adecuados, incrementen su motivación y puedan concentrar sus esfuerzos en pos de mejorar sus resultados, cumpliendo así, sus metas competitivas. Se trata de un proyecto estratégico, con un enfoque federal, participativo y de sustentabilidad en el largo plazo.
Para llevar a cabo dichos objetivos, el ENARD realiza una administración profesional y transparente de los recursos aplicados al desarrollo del alto rendimiento deportivo.
Los recursos con los que esta entidad se financió (ejercicios 2010 al 2017, inclusive), fueron el producto de un cargo del uno por ciento (1%) aplicado sobre el abono que las empresas de telefonía celular facturaron a sus clientes por los servicios de comunicaciones brindados (Artículo 39, inciso a de la Ley 26.573). A partir del 2018, con la sanción de la Ley 27.430, se deroga el artículo anteriormente citado, reemplazando la fuente de financiamiento y estableciendo que el Poder Ejecutivo Nacional incluirá en cada proyecto de Ley de Presupuesto de la Administración Nacional el monto anual a transferir al ENARD.
Complica el dólar
Cuando se celebró en nuestra ciudad el «Día del Olimpismo» estuvo presente Walter Pérez, el medallista olímpico quien actualmente ejerce funciones en el Comité Olímpico Argentino (COI) y el ENARD. El extraordinario pedalista le comentó a DD que «el ENARD sigue funcionando bien pero la crisis nos afecta porque ha bajado el consumo de la telefonía celular que es fuente de nuestros recursos y, principalmente, los pasajes que debemos pagarle a nuestros deportistas son en dólares y esa es la principal problemática que tenemos».
Los ciclos
El Plan actual de Desarrollo del Alto Rendimiento Deportivo del ENARD comprende una planificación que apunta a tres ciclos olímpicos y tiene como objetivo alcanzar progresivamente la elite regional, continental y olímpica, a partir de la mejora sistemática de las estructuras fundamentales del deporte de representación nacional.
El esfuerzo conjunto del ENARD, el Comité Olímpico Argentino y la Secretaría de Deporte de la Nación, tiene como premisa asumir este desafío con la misma pasión, sacrificio, esfuerzo, profesionalismo, compromiso y constancia que cada día demuestran nuestros atletas.
De La Nación
Sobre el ENARD vale destacar esta nota publicada en La Nación hace un tiempo: «Se podrá estar políticamente de acuerdo o no con esta ley sancionada por el Senado (55 votos a favor y uno en contra), pero es indudable que el efecto derrame surgido del presupuesto del ENARD significó un maná para cada disciplina, por más humilde que fuera. Los 14 botes de última generación para el remo, la concentración en la altura de San Luis de Potosí (México) para varias delegaciones, la multiplicación del presupuesto (el pentatlón moderno pasó de 6.000 pesos anuales a 1.500.000), la suma de equipamiento y numerosas giras son algunos beneficios de esta fuerte inyección económica para el deporte argentino».

En nuestra provincia
Entre Ríos también cuenta con un buen aporte a través de la Secretaría de Deportes, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, que invirtió 16 millones de pesos en clubes y deportistas amateurs por medio de aportes no reintegrables en los cuales se atendieron proyectos individuales e institucionales.
Más de 200 instituciones deportivas y más de 280 proyectos de deportistas individuales y agrupaciones de carácter amateurs de distintos puntos de la provincia se vieron acompañadas durante el 2018 por las políticas del gobierno provincial para fortalecer los diferentes ámbitos del deporte. Se ha superado esa cifra para este 2019.
Las inversiones realizadas fueron destinadas a mejoras edilicias, adquisición de material deportivo, indumentaria, apoyo a la realización de eventos, como así también para facilitar la participación de deportistas en competencias dentro del país y en el exterior.

También hay apoyo en el nivel municipal a través de la Secretaría de Deportes. Sin dudas es la única forma de que nuestro deporte crezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *