CARINA CHIAPETTI, Alguien a la que EL RUNNING LE CAMBIÓ LA VIDA

Esta cuarentena nos sirvió a los que hacemos Deporte Digital conocer a una enorme cantidad de deportistas, lindas historias de vida y esta es una de ellas, quizás la mejor.

Carina Chiapetti es una empleada administrativa del club Regatas Uruguay que no hace muchos años se decidió a correr maratones, casi «empujada» por Martina Boxler que una y otra vez la invitaba a sumarse a sus prácticas y a la del grupo de running del club.
Nada del otro mundo si no decimos que Carina pesaba, en ese entonces (2017) 95 kilos que para su 1,60m. parece una enormidad y la verdad que viendo las fotos en verdad lo eran.
A Carina pensábamos sumarla a la grilla de lo que hacen los deportistas en este tiempo de cuarentena; demoró 25 días en ver el mensaje lo que da cuenta de que el celular no es su fuerte pero después nos contó una historia tan rica que nos gustó para esta nota.

¿Qué haces en este tiempo de cuarentena?
Bueno, la verdad que no se qué contarte, vivo en un departamento muy chiquitito, dos pasos y me chocó una pared, así que me he dedicado a la albañilería, pintura, carpintería y cocina. Para mí en lo personal, primero está la salud y la vida, así que opto por quedarme en casa, me cuido y cuido a los demás. Estos últimos días dónde se autorizaron algunas salidas recreativas he aprovechado para salir a caminar un poquito, respirar aire fresco y disfrutar del sol.

¿Y de trabajo?
«Desde hace unas semanas voy voluntariamente al club donde trabajo (Regatas Uruguay donde es administrativa), allí la situación es muy difícil, y no podemos permitir que se nos venga abajo, es nuestro trabajo y me siento en el compromiso de cuidarlo para cuando todo vuelva a la normalidad, el club esté en pie, tan lindo como cuando arrancó todo esto».
¿Hiciste algún deporte de chica?
No. Nada. Hasta que me invitó a caminar Martina, no había hecho nada. Lo más cercano al deporte era ayudar en la maratón del club».
¿Y cómo fue que arrancaste a correr?
«Martina iba siempre al club y salían a correr con un grupito y, todos los días me decía, ‘vamos Cari’. Imagínate, yo pesaba 95 kilos por lo que la excusa era decirle que no podía, que estaba ocupada. (Jajajaja)
¿Y finalmente te sumaste a la propuesta?
Sí, pero antes tuve que pasar por un momento personal difícil, y bueno, era salir adelante o hundirme. Y así empecé. Me costó muchísimo, salía llorando a correr a veces, pero ella (Martina) siempre me llamaba en el momento justo, cuando más lo necesitaba.
«Fueron momentos muy duros, sufría más de lo que disfrutaba pero, Marti es una persona con tanta luz, me fue enseñando todo de a poquito, para ir mejorando día a día.

¿Cuándo comenzaste a ver el cambio? Eso entusiasma mucho.
«No sé, no lo tengo claro . Fue todo muy rápido. Cuando menos me lo imaginé estaba corriendo.»
¿Cuál fue tu primera carrera?
«La primera fue en marzo del 2018 si no me equivoco, fue la Carrera de la Mujer, donde corrí mis primeros 4k. A parir de ahí casi no paré porque, aparte me iba muy bien en los resultados. Llegué quinta en la categoría y entré en el podio (premiaban hasta el 5° puesto). Muy feliz y después corrí los 4k en la de carrera de Alcec de ese mismo año.
En ese 2018 también llegaron mus primeros 8k, fue en la carrera por el aniversario de Regatas. Y pensar que el año anterior estuve colaborando desde afuera con 40 kilos de más. Después. en julio del 2018, Martina me llevó a Concordia, se hacía una carrera de aventura (la carrera de la amistad algo así) y ahí me enamoré del barro y de las carreras de aventura».

«Ya estabas corriendo pero, no tenías miedo de volver engordar?»
«En el 2018 ya había llegado a 50 kilos, 45 menos de lo que pesaba el año anterior. Corría y me cuidaba en las comidas pero, la actividad física fue la clave, para bajar y después mantenerme que es más difícil aún.
«Pero en un momento se me había ido la mano, llegué a estar muy flaquita quizás haya sido por el terror que sentía de volver a engordar. Así que empecé a ir a una nutricionista, una genia la doctora Celeste Morabes. Ella me ayudó a comer bien, sano, y con confianza con lo que me llevó a un peso más saludable, acorde a mi edad y contextura física. Hoy ya hace un año que logré un peso estable y saludable, estoy en 55 kilos. Eso se lo debo a Cele. Es al día de hoy que todos los meses voy, me controla y me enseña».

CON MUCHA FORTALEZA
Carina tiene la costumbre de hacer ver que todo lo bueno que le ha pasado este tiempo es por el apoyo que ha recibido pero, más allá de todo el empuje que han significado quienes se le han cruzado en la vida, mucho tiene que ver su propia fortaleza para sobreponerse una vez que encontró el camino.
«Cuando pienses en rendirte, recordá la razón por la que empezaste» es la frase que adosó para su vida sosteniendo que «Más allá de los podios, yo quiero hacer de esto un estilo de vida, no importa ganar, lo más importante es hacer esto que tanto me cambio la vida hasta que sea viejita, viejita.»
Esta historia que nos cuenta Carina nos hace acordar la que, en enero de 2019, hicimos con Bernie Maldonado, el atleta cordobés que de pesar 120 kilos bajó a 75, fue subcampeón argentino de los 10.000 metros y vino a nuestra ciudad a ganar la maratón de la Ciudad. Pero Bernie, cuando lo logró, tenía 18 años; Carina tiene algunos más y entonces todo cuesta más y lo suyo adquiere un enorme valor.

Y si ese 2018 fue el del comienzo, el del cambio grande, el 2019 fue el de los compromisos más importantes.
«Cada vez que corría estaba en el podio y eso me sorprendía, pero lo más groso fue que el año pasado también corrí una carrera de aventura, que son las que más me gustan, fueron 21 km, en Paso de la Arena, Paraná donde gané la general entre las damas. Mi primera carrera y les había ganando a toda. Juro que no lo podía creer. Es más, muchos no lo podían creer (Jajaja)
«Los chicos se ríen porque yo digo que sólo voy a disfrutar y después me terminó metiendo adentro de cada carrera tanto, tanto. No sé, es como que me transformó cuando estoy ahí quizás tenga que ver mucho el estado físico, pero también mucho pasa por la cabeza, eso me enseñó Martína. Es como un desafío, un juego. Creo que es desafiarme a mí misma. Decirme, ‘Cari vos podés’.
Foto podio 21k

Y después «los 42k Ushuaia Trail Race» en Ushuaia. ¿Cómo fue eso?
«Un día, allá por noviembre del 2018, Martina me llama y me dice, vamos al fin del mundo y yo, sin saber muy bien de que me hablaba, no lo dude y le dije vamos. ‘Sí vamos hasta allá hacemos y 42 km’, me dijo y le contesté que sí.
La verdad una locura total; nunca había corrido tanto y menos en la montaña ahí descubrí que el grupito con el que fui estaban más locos que yo; no sabes las montañas que tuvimos que escalar.
Pasa que fue un cambio realmente increíble en mi vida en muy poco tiempo. No daban ni dos mangos por mi (jajajajajajaja) y fui a Ushuaia y crucé el arco de llegada. Fue muy emocionante. Estaban todos emocionados cuando llegue. Fui la última del grupo en llegar, pero, lo logré.
En algún momento no pensaste ¿qué hago acá?
«Vos sabes que dos meses antes me lesione una rodilla, me quería morir. Tuve que hacer reposo y empecé a entrenar un mes antes de la carrera nuevamente. Pero no me iba a echar atrás y fui. Contra viento y marea lo tenía que lograr porque le prometí a mi hija la medalla
Y no fue nada fácil, la montaña no es joda. Pero llegué y le traje la medalla a Agustina.
Pero por varios pasajes pensé eso de ¿qué hago acá?. Ese mes sin entrenar, sumado a que nunca había corrido 42k, lo máximo habían sido 21k, me pasaron factura, fue muy loco.
Llore toda la carrera (jajajajajajaja); mis piernas no daban más; los bastones fueron mis piernas gran parte de la carrera porque además, de todo, tenía que cuidar mucho mi pierna lesionada, no estaba bien,
«Por un momento me quedé sola, no podía seguir a mi grupo, no me daba. Tenía mucho miedo, se me cruzó mi vida entera por la cabeza. Pero encontré unos corredores en el camino que me ayudaron mucho, me motivaron, me decían ‘vamos amiga, vos podés’. Un señor me hizo el aguante un par de kilómetros, hasta me convidó un ‘sandwichito’.
«Y así fue que no sé cómo, pero llegué, y ahí estaban todos mis compañeros esperándome. Cuando me vieron empezaron a los gritos. Yo no sabía ni dónde estaba. Crucé el arco y nos abrazamos todos; muy emocionados.

«Lo primero que hice fue llamar a mi mamá, no podía parar de llorar y ellos lloraban acá. Cuando llegue de Ushuaia me hicieron una nota en la tele también, después me escribían un montón de personas que ni conozco para preguntarme cómo había hecho … Y yo no sabía que decirles.
«Nunca imaginé llegar a estar como estoy y haber logrado tantas cosas. Por ahí para algunos es una pavada pero para mí es algo muy emocionante.

¿Después de eso qué reacción tuviste?
«Al principio pensaba, nunca más algo así pero, a medida que fue pasando el miedo, me fueron dando ganas de volver a intentarlo y, es más, ese es el objetivo. Poder volver a hacer otra así de larga o más de montaña pero hay que prepararse bien para disfrutarla y sufrirla un poquito menos (jajajajajajaja). Pero es un objetivo que te mantiene, te motiva a seguir a no bajar los brazos.

¿Qué planes tenés para cuando todo esto termine ?
«Estamos planeando con Martina Boxler, Leticia Leopardo y Georgina Demonte Becker hacer una carrera larga, de 42 km para arriba y en la montaña. Son carreras que requieren de mucha fortaleza física y mental. Así que vamos por eso. Ojalá lo logremos !

Algo para decir para el final
«Yo estoy muy agradecida con el club, yo le debo mucho, siempre me han apoyado mucho, gracias a él conocí este mundo maravilloso que es el running, al grupo de Florencia Cabrera con el que entrenamos, nos reímos mucho y disfrutamos salir a correr. Yo hace un par de años atrás era otra persona, tenía 45 kilos más que ahora y no caminaba una cuadra. En el club, que por cierto es mi segunda casa, conocí personas maravillosas que me mostraron que nada es imposible, y que con esfuerzo, voluntad y constancia todo se puede lograr. Mi vida cambio por completo, de tener una vida sedentaria y aburrida, pasé a tener una vida cargada de emociones, con desafíos logrados. El año pasado cumplí un sueño, hacer 42 km en la montaña, fue increíble, nunca me lo había imaginado !
«Ahora solo quiero, quedarme en casa para que pronto pase todo y volvamos por más sueños. La idea es volver a la montaña, y hacer más km ! Siempre de la mano de mi amiga Martina Boxler, ella me mostró este nuevo mundo, me enseñó y me acompaño en cada paso».

LA QUE «LA EMPUJÓ» A SU NUEVA VIDA
En la nota Carina sostiene, en varias ocasiones, que fue Martina Boxler quien le insistió mucho para que arranque en este camino que le cambió la vida. Recurrimos a Martina, siempre bien predispuesta para con DD, para que nos cuente como había sido todo eso y esto nos dijo:
«A Carina la conocí cuando nosotros nos convocábamos por las noches en el club para salir a correr y ella terminaba su tarea como administrativa del club; lo primero que hacía era abrir su mochila y sacar un cigarrillo para encenderlo. Todas esas veces le decía, ‘vamos Carina, acompañanos’ pero me decía, no esto para mi no. ‘En bicicleta aunque sea’ le insistía pero siempre ponía alguna excusa.
«Un día le pedí el teléfono para escribirle; la veía como una señora grande y ella es menor que yo. Voy a cumplir 49 y ella tiene 44. Después le dije, hacete una vuelta manzana para ver que te pasa; si te sentís bien al otro día hacé para el otro lado la vuelta a la manzana y si te sentís bien hacé dos vueltas a la manzana (jjajajajaaj).
«Con el tiempo me vino a decir que ese fue el comienzo para empezar, que era lo más difícil. Después hubo algunas carreras, la de la Mujer y la de Alcec que ella hizo caminando. Su primera carrera fue la de Regatas, que la hizo con un compañero de trabajo y así fue empezando a darse importancia ella misma. Para mi era una amiga nueva para mostrarle este camino que así como yo siento que me hace bien salir a correr, lo que hago. Pero es bueno compartirlo y la mejor forma de expresarlo es que lo haga para que lo sienta. Así fue como Carina se fue sumando con el grupo de Regatas, se fue entusiasmando, su cuerpo fue cambiando, sus ´hábitos también. Y lo más importante, empezó adelgazar, a sentirse bien. Creo que se sacó una mochila con prejuicios, con ‘no puedo’. Esa liviandad fue como darse una bienvenida a la vida.
«Fueron surgiendo algunas carreras; yo la animaba siempre, le decía ‘si vos podés, concientízate que, de a poco, lo vs a poder hacer’. Le fue tomando el gustito a ser algo nuevo, algo para ella y llegaron las carreras.
«Un día me entero que estaba la carrera de Ushuaia y le digo, vamos a esta carrera. Me pregunta cuánto hay para hacer y le digo 10k, 21 y 42k pero no vamos hacer 10 mil y pico de kilómetros para correr poco, vamos por los 42. Así que fue como un sueño; subirse al avión, nunca había volado y era como un viaje de egresados para ella.
«Tanta emoción teníamos que íbamos hacer ese viaje que comenzamos a invitar amigos; fue así que fuimos 11 ó 12 los que viajamos desde Concepción. Y la pasamos tan bien porque nada estaba programado, iba surgiendo a partir de que bajamos del avión. Todo lo que sucedía era espontáneo, como es la vida. La vida es así, porque por más que podamos programar algo no sabemos con qué nos podemos encontrar. Fue maravilloso, compartimos entre todos tan lindos momentos que hoy son los pilares nos sostenemos para soportar todo este tiempo de encierro. Aprehender de esos conocimientos, de esa libertad y siempre mirar para delante porque siempre está por venir algo nuevo, ese algo nuevo que nos hace pensar que vamos a volver hacer lo que hacíamos antes».

5 comentarios sobre “CARINA CHIAPETTI, Alguien a la que EL RUNNING LE CAMBIÓ LA VIDA”

  1. h Cari hermosa historia la tuya la vida nunca nos cierra todas las puertas siempre hay una luz llena de esperanza te felicito por tus esfuerzos que no son pocos cuando uno esta desmoralizada,;;; ehermosas fotos la de tus papis y tambien las tuya ;la vida es hermosa vivirla y sos j muy joven ,te quiero

  2. Recién conozco tu historia Carina y me llena de emoción saber de tus logros deportivos y personales. Los años nos separaron por las distancias y las diferencias de edades…nunca más dejaré de seguirte…sos un ejemplo para muchos jóvenes que deben conocer los triunfos q la vida nos tiene preparados si nos permitimos cambiar a cualquier edad. Te quiero mucho y deseo q no aflojes…Tiene sentido estar feliz y vos lo mereces. Tu tía Teresa.

  3. Muy emocionante historia.
    Felicitaciones Deporte Digital por lo que hacen.
    Solo aplausos para uds yva seguir adelante
    Lo de Carina sin dudas para imitar.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *