ALMAGRO, 68 AÑOS DE PURA PASIÓN

Este jueves llega a sus 68 años de vida el club Atlético Almagro, sin dudas uno de los más populares de la provincia.

Un 14 de mayo de 1952 un grupo de vecinos del Barrio América se juntó para darle forma al club Almagro con lo que no sólo unían a su barro alrededor de ellos sino también a otro como el 30 de Octubre, donde hoy se encuentra la cancha; San Roque, La Unión, Zapata, 25 de Mayo o Las Moras entre otros formaban parte de la iniciativa de aquellos vecinos que, en ese entonces, le estaban dando forma al club más popular de la zona.
Porque es, sin duda alguna, es Almagro el club más popular de la ciudad; capaz de llenar cualquier cancha donde juegue su equipo; el de la tradicional casaca de franjas negras y amarillas que para este año prometía aumentar su popularidad con el agregado del logo de Ke Personajes, la banda del Ema Noir, la de mayor repercusión en los últimos tiempos, en el pecho.
Además, es Almagro, el de mayor merchandising de la ciudad y quizás de la provincia; el que más camisetas vende y eso se puede ver andando por la calle dado que no creemos que haya estadística alguna.

Almagro, dado que no puede jugar en su cancha, lo hace donde puede pero a la cancha que le toque ir, sea en nuestra ciudad o en otras localidades, siempre va acompañado por su seguidora hinchada. Tiene con Parque Sur a su clásico rival pero también a los grandes de nuestro fútbol, Atlético y Gimnasia como rivales predilectos.
Resulta difícil separar tres momentos importantes en la rica historia del club pero, de acuerdo a lo que pudimos vivir, nos quedamos con estas tres historias futbolísticas en el club que hoy preside Fabian Tano Romero.

El primero es la doble final ante Atlético Uruguay para definir al representante uruguayense al Torneo Regional de 1987 aquel de la fenomenal tarea de Mario Wurst, jugador que volvió al «Taita» tras desvincularse de Atlético porque el técnico de ese momento, Roque Fernández, consideraba que «estaba lento y gordito». Y Mario fue fundamental, con goles y juego, para que Almagro gane esos cruces. Pero, más allá de Mario, un fenomenal equipo donde brillaban Héctor «El 30» Prédiger, Aldo Rolhaiser, Osvaldo Pietroboni y Daniel Dabadía entre muchos más.

Otro que recordamos son las finales jugadas, con ida y vuelta en el «Núñez» y en la cancha del Taita, «a reventar»; con enormes jugadores por un lado y otro. Noni Alba, Nono Díaz, Carlos Valente, Yiyo Montalbeti o Clacho Segovia por un lado; Lalo Gay, Héctor «el 30» Prédiger, Aldo Rolhaiser, Diego Barcos, Enzo Olagüe o el Gringo Rochaz por el otro. Terribles finales, con hinchas de ambos clubes, sin alambres ni «pulmones» que los separen. No pudo con Gimnasia en ese entonces pero se vivió una enorme fiesta.

Y el tercer ítems en esta historia de las muchísimas que tiene el club, es más reciente, fue en 2018 y sólo por una postergada fecha del torneo local ante Parque Sur, en partido que finalmente pudo jugarse en cancha de Engranaje, donde las dos hinchadas desplegaron sus banderas, cánticos y ganas de estar en ese clásico. Fue triunfo del Taita con gol de Gabi Padilla en el segundo tiempo.
Podríamos seguir comentando muchísimos más de esta rica historia de pasión del club de nuestra ciudad que, hoy, sin competencia, se encarga de darle de comer a los que más necesitan en la zona para confirmarse como referente de la zona y a la espera de que vuelva la competencia y retorne la pasión de sus hinchas por acompañar al equipo.

LAS CHICAS SON EL ORGULLO
Almagro cuenta, además, con el equipo de bochas que participa del Torneo de la Asociacón Uruguayense y su equipo femenino de fútbol que, en poco tiempo, le ha dado innumerables alegrías. En ese caso tiene su clásico rival en Las Bohemias de San Marcial con las que se han alternado en ganar la competencia local. Donde no comparten con nadie es en el orden provincial donde las chicas del «Taita» ganaron las dos ediciones del Torneo de la Federación que se han disputado entrando en la historia grande del fútbol de equipos femeninos.

QUÉ ME VAN HABLAR DE AMOR (PARTE I)
La foto es por demás elocuente de lo que significa el amor por un club, por una casaca. Año 2013 regreso tras un triunfo ante el Atlético Colonia Elía por 1 a 0 cn gol de Gabriel Padilla. Cualquier lugar es bueno para viajar y poder ver al Taita.

QUÉ ME VAN HABLAR DE AMOR  (PARTE II)

La seguidora hinchada del Taita festejó, en su cancha, los 88 años. Llevaron «los trapos» y los colgaron de los alambrados o lo pusieron en el césped. No faltaron los bombos y los cánticos de «La Gloriosa» como se conoce a la barra del club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *