ALAN JUGARÁ DONDE HICIERA HISTORIA CHIQUÍN

Alan Picazzo deja River para sumarse a Villa Dálmine, club donde brillara Chiquín Portillo, cómo él con comienzo en Atlético Uruguay.

En 2007 el club Villa Dálmine festejó sus 50 años de vida; lo hizo con una cena de gala en el club Ciudad de Campana, en donde hubo emociones múltiples y en donde se agasajó a los mejores jugadores de la historia del club. Así cada década tuvo a su jugador destacado quedando para el final elegir al mejor jugador de la historia del club. Y esa elección recayó en un uruguayense, Francisco Ramón «Chiquin» Portillo quien brillara por mucho tiempo en el Viola.
Chiquín quien se fue muy joven de Atlético Uruguay fue ídolo total y recordamos que ir a Campana y mencionar a Concepción del Uruguay era para ser muy bien atendido por ser «el pueblo de Chiquín».

Ahora, quizás queriendo seguir su mismo camino, llega otro uruguayense y por esas cosas del destino también con comienzos en Atlético Uruguay. Se trata de Alan Marcel Picazzo quien, sin mucho lugar en el River Plate de Marcelo Gallardo llegará al Viola buscando la competencia que en el Millo se le hace difícil tener. Con 20 años y haber debutado en el Millo dirigido por Marcelo Gallardo está «bloqueado» por River con una cláusula abismal de 15 millones de euros.
Los equipos de la Primera Nacional, teniendo en cuenta el torneo durísimo que inicia el próximo
Alan llegó al Millonario en el 2015 para jugar en la octava categoría como ya dijimos, proveniente del Decano uruguayense. A partir de allí, el punta comenzó a tener buenas apariciones en las Inferiores, que terminaron captando la mirada de Marcelo Gallardo. Así las cosas y después de algunos años en Núñez, finalmente tuvo su debut en la máxima del fútbol argentino.
River venía de una dura derrota 3-0 contra Jorge Wilstermann, algo que hizo que el Muñeco decidiera ir con suplentes y juveniles a San Juan, debido a que cuatro días después tenía la revancha con los bolivianos, serie que terminó con el 8-0 y el pase a la semi versus Lanús. Y contra San Martín, luego de reemplazar a Rafael Santos Borré, el entrerriano, que en ese entonces tenía 18, tuvo su estreno soñado, ya que se dio el gusto de meter el 3-1 en el cierre del encuentro.
Sin embargo, cuando todo indicaba que iba a ser el punto de partida del delantero, una lesión le complicó el gran momento que se encontraba atravesando: sufrió una fractura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo en un entrenamiento con la Selección Sub 20, que lo dejó varios meses marginado de los campo de juego.
Y pese a que Picazzo se recuperó y volvió muy bien en un partido adelantado del torneo de Cuarta División frente a Estudiantes, nunca pudo recuperar su lugar en la consideración del técnico.

Es por eso que tomó la determinación de seguir su carrera en el equipo de Campana, y así sumar minutos para no perder ritmo de competencia. Y lo hará nada menos que en el club que idolatró a otro nacido en la cantera del Decano, Chiquín Portillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *