AGUSTÍN, RENÉ Y MARTÍN, LOS TRES REFERENTES

Agustín Richard, el capitán del equipo; René Richard, el técnico del sureño y Martín Pinilla, el preparador físico aún continúan en el equipo; ellos nos cuentan cómo fue esa temporada soñada.

AGUSTÍN: «ME EMOCIONO CON EL RECUERDO»
«Antes que nada te digo que me voy a emocionar, hablé con Manu (Iconicoff de La Calle) y me emocioné porque fue un año especial para mi; en marzo de esa temporada fallece mi abuelo y fallece también el papá de Daian Chozza, Mario, un señor muy allegado a nosotros, al club, al grupo de amigos. Había hecho todo el camino con nosotros y se nos fue en los primeros días de mayo. Todo se juntó para sea un año más que emocionante logrando el ascenso y fuimos campeones nacionales; en mi casa, en mi club, donde me crié, donde me formaron como persona. Donde prácticamente vivo todo el año, donde conocí a mis mejores amigos, donde pasé los mejores y peores momentos junto a mi familia, así que es algo que seguramente cada jugdor de básquetbol o cada deportista sueña con lograrlo, en su club, son sus amigos, con su familia, con toda la gente, con toda la familia del Puerto Viejo que es un barrio, como dice la canción de ‘Alegría y carnaval. Todas esas cosas son algo que siempre soñé, la de jugar en la primera de mi club, salir campeón y lo pude concretar y en tres años salí dos veces campeón con el club y lo pusimos en un lugar a nivel nacional que yo creo nadie se imaginó. Tiene un sabor hermoso.
Recuerdo al equipo como un grupo humano excelente, un cuerpo técnico que siempre estuvo con nosotros en los buenos y malos momentos; con chicos que se iban sumando a medida que transcurría el torneo como Gabi Meriano o Fede Lorca que rápidamente se acoplaban al grupo y al juego de equipo. Había una química en el que todos tirábamos para el mismo lado cerrando una temporada ideal que todos desean tener en un equipo.
Tenerlo al Dani Valle, otro amigo que me dejó el club; tener a todos mis amigos en la trbuna festejando, alentando, acompañándonos a Salta. Esas 30 ó 40 personas, en el estadio más grande que he jugado en mi vida, que desde la tribuna taparon a más de 4.000 personas son todas esas cosas que a mí me emocionan y agradezco haberlas vivido tanto como hincha y como jugador porque, gracias a Dios me tocaron vivirla dentro de la cancha que siempre fue el sueño de pibe que tenía.
Encima vivirlo con René (Richard), mi tío padrino) desde el banco de suplentes; con Martin Pinilla que es un hermano mayor de toda la vida que siempre estuvo acompañándonos desde las inferiores cuando jugábamos con sus hermanos; con Luis (Pinilla), con Marita (Oliver), con Pepi (Jorge Ibáñez), gente que siempre nos acompañó, principalmente en los malos momentos que son más importante que los buenos.
Las puertas de mi casa van a estar siempre abiertas para ese grupo que dejó muchas cosas de lado; lo económico principalmente, familia, amigos, novias. La habrán pasado mal, la habrán pasado ben pero el cierre fue espectacular para todos, especialmente para mi familia, que tenemos al club como nuestra casa.
Una mención especial para toda la gente que nos acompañó; la que fue a Salta, la que fue a Carmen de Patagones. La que no nos dejó nunca sólo a lo largo de la temporada. Siempre se jugó de local a cancha llena y esas son las cosas que se valoran y se extrañan.
Me sigo emocionando (le cambia la voz); porque fue siempre mi sueño y lo cumplí porque todo lo que vino después de eso lo disfruto al máximo porque, como deportistas, ojalá le pueda dar mucho más pero mi objetivo principal ya lo cumplí y soy feliz».

RENE. «EL TRABAJO EN EQUIPO FUE MUY POSITIVO»
«Realmente fue una alegría enorme, primero para mi carrera de entrenador porque nosotros ascendimos en el 2013 de la Liga C al Torneo Federal y en la segunda temporada en esta categoría logramos el ascenso al TNA y si bien uno siempre trabaja para mejorar es un orgullo enorme, para mí como entrenador y haberlo logrado con el club de toda mi vida. Este año se cumplen 30 años que estoy en el club pero, en esa época ya tenía 25 dentro del club realmente fue una satisfacción enorme,
Primero para toda la gente del club, para los dirigentes que habían trabajado por el club; los chicos, la gente que nos hizo jugar siempre a cancha llena. Un equipo enorme, 10 u 11 personas de Entre Ríos (ver nota principal).
Un grupo enorme tanto fuera como dentro de la cancha; una liga muy competitiva, muy larga y haber llegado a la final contra Salta Basket, un equipo muy poderoso que era el que tenía que ascender. estaba todo preparado para eso pero le metimos un balde de agua fría en el primero donde jugamos un partido excelente en Salta, le ganamos 81 a 73. El segundo lo perdemos y en nuestra cancha, a reventar, le ganamos los dos partidos para lograr el ascenso.
Me vienen a la memoria los comienzos, cuando el club no estaba aún cerrado y trabaja yo en una sector de la cancha y en el otro la «Ñata» Quinteros, una gran compañera en mi primera etapa en el club, trabajando con el mini, la escuelita y los mosquitos.
Un reconocimiento a todo el trabajo que había hecho Parque Sur hasta el momento y un logro muy importante dado que en la segunda opción de jugar el Federal porque a todos nos gusta ganar, competir, que hablen de mis equipos creo que el trabajo en conjunto fue muy positivo. Marcelo Dubuch y Martín Pinilla me acompañaron en esa etapa junto al Gato Schmidt y Mario Herrera que andaban con nosotros y junto con todos los otros que apoyaban desde atrás y son un montón para nombrarlos. Todo eso nos llevó a buen puerto en una final donde teníamos muchas desventajas, entre ellas la localía.
Creo que es un elogio para el club como institución porque con 40 años logramos hacerlo conocer a nivel nacional algo para lo que uno se prepara cuando trabaja en el orden profesional pero fue darle un sentido de pertenencia, un orgullo muy grande de que en el ambiente del básquetbol de la Argentina se hable de un club de barrio que logró el ascenso al TNA en su segunda temporada en el Federal.
Desde ya agradecerle a todas las personas que estuvieron cerca de mí y del grupo; con muchas anécdotas, muchos viajes pero pudimos darle la alegría a esa gente que nos acompañó y lo sigue haciendo y nosotros tratamos de retribuirle eso dentro de la cancha cuando se puede y ellos saben muy bien que cuando no se puede el equipo y nosotros vamos a dejar todo por esta camiseta como lo hemos hecho hasta ahora».

MARTÍN: «DETALLE QUE UNIÓ AL GRUPO»
El Profe Martín Pinilla nos cuenta lo que para él fue la razón de la gran unión que terminó teniendo el grupo; que venía bien pero que tuvo un empujoncito tras dos partidos de visitante perdidos. Nos cuenta que «en esa temporada pasó algo que nos unió mucho más como equipo, terminamos la primera parte antes del receso segundos, detrás de Regatas, y los dos primeros partidos en el reinicio fueron de visitante en Sunchales y Ceres, los dos partidos perdimos por 30 puntos; nos pegaron un baile tremendo, habíamos perdido no sé si 5 partidos en lo que iba de la temporada. Cuando llegamos al primer entrenamiento después de eso los dirigentes nos reunieron en el vestuario preocupados porque el equipo no defendía (jajaja). Eso les dio una rabia a los jugadores que a partir de ahí creo que sólo perdimos 2 o 3 partidos de visitante en todo el torneo. Si algo faltaba para unir y hacer más fuerte al grupo, fue ese detalle.
En lo personal fue algo inolvidable; jugamos dos temporadas del Federal, en la primera quedamos afuera en playoff con Regatas, fue una temporada de mucho aprendizaje para el club y de muchos cambios. En la segunda nos tocó a nosotros pasar con Regatas y jugar una final. Fue en el 2015 y fue soñado. Todas las fases tuvieron lo suyo y fue muy lindo. La final en Salta con un estadio con 4.000 mil personas locales y unas 60 de Parque Sur alentando todo el partido al punto que algunas personas de Salta cantaban para Parque Sur de lo asombrados que estaban. Ni hablar de los partidos de local con el estadio lleno y ver a tanta gente que uno quiere, familiares, amigos contentos y emocionados es algo que no se me borra nunca más».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *