A LOS VERA SÓLO LES FALTA UNO PARA EL SEVEN

Caso inédito la de los hermanos Vera en el rugby; seis en un mismo equipo; cuatro jugando en la primera y dos que vienen pidiendo paso para llegar y cumplir el sueño de estar los seis jugando juntos.

Nico es el mayor de la familia, el que abrió el camino para que luego lleguen los otros y nos cuenta la historia de la familia en el club; que se inició jugando al fútbol pero «era muy malo» y un amigo lo invitó a jugar en el equipo de rugby de Zaninetti a los 13 años. Todo esto hasta que el Amarillo dejó este deporte y otro amigo lo llevó al CUCU. «Me recibieron muy bien» y me encariñé con el club y después fui llevando a mis hermanos. Desde hace un tiempo cuatro ya juegan en primera y dos vienen pidiendo paso para que el sueño de todos, «jugar los seis en primera» sea una realidad.
Con Nico dialogamos acerca de todo esto y de la reciente participación en el Torneo Regional de las Uniones de Entre Ríos, Santa Fe y Rosario.

¿Cómo se compone tu familia?
«Mi familia es grande (jaja), somos 7 hermanos, seis varones y una nena la mas chica. Amalio y María tuvieron, además de Nico (28), a los mellis Sebastián y Diego(23), Agustín (21), Rodrigo (17), Mario(14) y Milagros(11)».

«Cuando les hice una foto para el diario «La Calle» en un seven eran 4, ahora son seis?
«Sí exactamente, en el seven estábamos los 4 mayores, que ahora estamos todos en plantel superior pero ya, en este momento estamos jugando los 6, Rodrigo en Menores de 18 y Mario en Menores de 16, los dos con ganas de llegar a primera y jugar todos juntos
¿En qué posición juega cada uno de ustedes?
«Agustín y yo somos primeras líneas; Sebastián es Hooker y tercera línea; Diego es back; Rodrigo tercera línea, y Mario primera línea.
¿El sueño es poder jugar todos en primera?
«Sí. Para mí sería algo muy emocionante, yo fui el primero en ingresar a este deporte, en nuestra familia todos juegan fútbol, pero, a nosotros, tanto el club como este deporte nos ha enseñado muchísimo, además creo que es uno de los objetivos que compartimos, es algo que nos une. Donde vamos llevamos una pelota y nos ponemos a jugar.

¿Por qué comenzaron a jugar al rugby?
«En la secundaria, cuando tenía 13 años, un compañero me invito a jugar Rugby, yo en ese momento entrenaba fútbol pero era malo, era medio guaso jaja, así que comencé a entrenar en lo que era en ese momento Zaninetti, al año se dejó de entrenar en ese club y fue cuando con otro compañero nos fuimos a probar a CUCU, nos recibieron muy bien, y desde ahí nos acoplamos al equipo. Era M16 pero comencé a entrenar en M18 por los horarios donde conocí a mi primer entrenador en el club, Gastón Hernández quien es hoy el entrenador de primera.
«Ni bien me cambie de club comencé a llevar a mis hermanos a infantiles y también empecé a dar una mano como entrenador, le dedicaba mucho tiempo porque me gustaba muchísimo.

¿Quién es tu referente en el rugby
«Referente para mi, alguien que me marco muchísimo de verlo jugar de chico es Roncero (Rodrigo), la rompía el gordo, impresionante lo que tacleaba. Dentro de lo institucional hay muchas personas que admiro, más allá de lo deportivo, es en la forma en que trabajan por el club, quisiera poder seguir sus pasos para que esto tenga continuidad y nunca se termine.
Jugaron el Regional, ¿qué conclusión sacas de esa participación?
«Más allá de los resultados, fue una sensación única, desde que juego en primera el objetivo primordial era alcanzar esta instancia. Jugarlo fue súper importante, además vivirlo como jugador y capitán, creo que es algo que nunca hubiera imaginado.
«Al jugar esta instancia te das cuenta de lo importante que es el entrenamiento individual o invisible, además de lo que se trabaja en equipo, lo importante que es tener un equipo de trabajo detrás de los jugadores, tanto en lo dirigencial como en el cuerpo técnico, que dicho sea de paso tuvimos un entrenador excelente. «Rulo» Vence, se puso el equipo al hombro y hasta jugó con nosotros. Las exigencias son mucho mayores, a lo largo de las etapas fuimos pasando por diferentes situaciones, desde quedar segundos a pasar por derrotas muy grandes, cosas que nunca nos habían pasado, es un trago amargo que nos sirvió como enseñanza para marcar nuevas metas y seguir trabajando».

Nico, en los partidos clasificatorios jugaron de igual a igual, después se complicó. ¿Qué necesitan mejorar para estar a la altura de los más poderosos?
«Creo que para estar a la altura del siguiente nivel, un objetivo claro es sumar más gente al plantel. Si bien arrancamos el año con muchos jugadores a lo largo del campeonato se fue complicando por lesiones, llegando a tener hasta 15 lesionados. Con un plantel más extenso esto se puede mejorar. Pero para esto no solo hay trabajar en el plantel superior sino desde las inferiores, juveniles y la base de todo que es la infantiles, crear un sentido de pertenencia que haga que los chicos lleguen a la primera para así poder nutrirla. Creo que este es el objetivo más claro, hoy por hoy como club.
¿Es un torneo muy duro por los viaje y el juego no?
«Los viajes en gran medida ayudan al desgaste, somos el equipo que más kilómetros hace para jugar. Además, en medida que avanzas en nivel el juego se torna más dinámico, con más diferencias físicas, se nota mucho el trabajo de los demás clubes. También hablamos de equipos que llegan a tener cerca o más de 100 jugadores durante el año, y el promedio de edad dista mucho del nuestro. Todas las cosas, excepto los viajes, se pueden subsanar trabajando. Creo también que es un proceso, todavía al lado de ellos somos un club chico pero que apuntamos a crecer».

El cambio del Provincial al Regional es grande, sin embargo jugaron un gran torneo
«Sin dudas, el provincial, sin desmerecer, tiene otro nivel, se viene mejorando con los años. Espero que en algún momento logre tener el nivel que se merece, así poder disputar más partidos en la zona para poder seguir compartiendo el deporte con los equipos con los cuales después de tantos años se genero una camaradería importante.
¿Pensás que tendrán competencia este año o se terminó ya la temporada?
«Si bien soy consciente de lo que sucede, siendo que mi novia trabaja en el sector de la salud, tengo esperanzas de que se pueda llegar a jugar algo después de que esto termine; no sé si a nivel provincial o regional, pero espero se pueda volver a las canchas. Creo que es algo que desde todo el plantel esperamos con ansias, el volver a reunirnos, el compartir una peña, un tercer tiempo, o solo un entrenamiento creo que es algo que todos deseamos,»

Algo para el final o algún mensaje…
«Como para agregar, sólo espero que en algún momento todos podamos volver a realizar nuestras vidas con normalidad, este es un proceso y tenemos que cumplir nuestro rol de la mejor manera, quedándonos en casa para que todo pase lo más rápido posible. A la familia del CUCU, que se cuiden así poder encontrarnos todos nuevamente, compartir una cancha, un tercer tiempo y a los interesados en sumarse a nuestro club después de que pase la pandemia los esperamos!!!

LA PALABRA DE SU PRIMER ENTRENADOR
Nico nombra a Gastón Hernández como el primer técnico que ha tenido en su carrera y con el que se ha reencontrado ahora. Qué mejor que él para contarnos lo que representan para el club, tanto el primera línea como el resto de los hermanos. Nos dice Gastón que: «Los Vera para el club son una pieza importantísima; a Nico lo conozco desde muy chico y desde el primer día que lo vi entrenando con nosotros pensé, este chico no se va más. No solamente Nico, sino todos los hermanos, tienen unas condiciones increíbles. No conozco mucho a los más chicos pero los he visto jugar y son un calco reflejo de los mayores. Lo de Nico, además, pasa porque hace un trabajo social muy importante; todos los hermanos siempre predispuestos a trabajar por el club, a la unión de grupo. Son unos soldados de batalla sobre los que tengo que buscar mucho para atrás, para encontrar algún momento que alguno de los Vera falte a algún partido, me digan que no o no quieran colaborar con algo. Tienen mucho amor al club y al equipo donde están participando, siempre colaborando. Es más, serán tan cabeza dura como les digo a los chicos que, estando lesionados me dicen Toni me cambio y entro así como estoy. Les digo que no que se cuiden además de muchos gestos como estos. Ya te digo, todos los hermanos poseen cualidades técnicas y físicas de estar siempre impecables, nunca están de menos en ningún equipo. Para nosotros son muy importantes porque en todas las generaciones, dado que tienen diferentes edades, son muy valiosos en la integración social del club, piezas importantísimas para las camadas que han aparecido con ellos. Un broche final sería poder tenerlo a los siete dentro de la cancha. Y ojo que tenemos también rugby femenino y no sea cosa que la tengamos a la chiquita (Milagros) lo que sería a golpear la puerta de los Récors Guinnes con los Vera. Y cierro esto con una anécdota: en un torneo provincial que jugábamos en Gualeguaychú; nosotros salimos tarde y estaba todo el plantel cambiado y estábamos llegando y me llaman por teléfono, «Toni» están llegando?. Y me agrega, acá falta la mitad del equipo. No le dije nada pero cuando llego bajo con los tres, Nico, los dos mellizos, Diego y Sebastián; no estaba Agustín pero llevaba al Mono, un amigo de ellos y no sólo completamos el equipo sino que hasta teníamos suplentes». Son unos pibes a los que quiero un montón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *